Lunes 27 de Mayo de 2024

LOCALES

11 de diciembre de 2022

Dolor por el fallecimiento del Maestro FIDE Sergio Javier Arambel

Firmada por Julio Lorea, del área de prensa de la Federación de Ajedrez de Olavarría, se remitió a los medios una nota semblanza del trebejista, a cargo de la Escuela Municipal de Ajedrez, entre otros lauros.

Resulta muy difícil describir su persona, su legado en el ajedrez y en otros ámbitos que transitó, en los que se brindó en forma íntegra y deja de esta forma gratos recuerdos y enseñanzas.

De niño se vinculó con el Ajedrez. El Maestro Internacional Daniel Contín en una antigua crónica comenzó a hablar del “Clan Arambel”, liderado por su padre, que fue el que inició a sus tres vástagos, Sergio, Pablo y Gustavo en lides de los trebejos y ese equipo de niños por ese entonces comenzó a ser conocido en la provincia.

“ … de gran talento ajedrecístico, jugó una final del Campeonato Argentino Juvenil por primera vez a sus 8 años, la muerte temprana de su padre hizo que tomara las riendas en su familia y se ocupará de todo, sin poder seguir su carrera ajedrecística” – MI Daniel Contín.

Cursó estudios universitarios en la Facultad de Ingeniería de Olavarría, graduándose de Ingeniero en Construcciones y durante la misma integró el equipo de ajedrez de la Facultad en los torneos Interfacultades y también llegó a integrar el equipo de la Universidad del Centro.
Quienes siguen su carrera como jugador, recuerdan algunas de sus victorias más resonantes. Siendo un niño y promesa del ajedrez, participó del Abierto de Mar del Plata (1977) y consiguió tres triunfos memorables. Señala la crónica del uruguayo Herbert Perez en su nota “El Clan Arambel, que Sergio fue la revelación del torneo, “ ….. exhibiendo un maduro estilo posicional, no acorde a su edad, superó a experimentados adversarios, cosechando tres magníficos triunfos sobre los olímpicos L. Maiztegui y Roberto Silva Nazzari (Uruguay) y Juan Carlos Hase.”

La partida con el Maestro Internacional Juan Carlos Hase tuvo su secuela en el tiempo y se volvieron a enfrentar en diferentes ocasiones. Es frecuente ver que una vez finalizada la partida del día, los contrincantes se vuelvan a analizar alguna posición intermedia, pero en el caso de ellos, solían volver a comentar la partida del año 77.

Participó en dos Torneos Intercontinentales que organizó la Federación Argentina, y siendo un nobel Maestro Fide con 2306 puntos de ELO, se impuso en una Defensa Siciliana ante el fuerte Gran Maestro Rafael Leitao de Brasil, en una partida vibrante en la que ambos realizaron sacrificios recíprocos de un caballo.

En el orden local, fue campeón durante veinticinco años, ganador de numerosas etapas de los Prix del Centro de la Provincia de Buenos Aires, integrante del equipo que representó a Olavarría en el tradicional Playas de Necochea.

Su huella en el ajedrez tiene otros senderos marcados. Tuvo un rol destacado en la organización de la estructura del ajedrez a partir de su trabajo y participación en la Biblioteca Héctor Nicolás Amoroso, desde donde pasó a formar parte de la Comisión de la Federación de ajedrez de Olavarría. Allí marcó una impronta por su iniciativa y compromiso, como organizador y “hacedor” de torneos locales, y muchas veces poniendo recursos propios en apoyo de las actividades.

Fue uno de los impulsores de la actual Escuela Municipal de Ajedrez, a partir de un proyecto interdisciplinario con la Municipalidad Local durante la gestión de Dn. Helios Eseverri y las autoridades educativas del distrito. Ello posibilitó la llegada del Ajedrez como soporte para el aprendizaje de las matemáticas, proyecto que al día de hoy se mantiene y posibilita que más de 2000 niños por año tengan esta herramienta a su alcance.

Tuvo otras dos facetas menos conocidas por el público en general: una de ellas fue como organizador de torneos de Ranking, como los Magistrales de Olavarría en sus ediciones 4°, 5° y 6°, eventos en los que participaron en su momento la élite del Ajedrez Argentino. La segunda, como entrenador de alto rendimiento: una de sus alumnos más destacado fue Martin Marinangeli de Sierras Bayas, que en su etapa juvenil que llegó a ser campeón argentino, y más recientemente como profesor de una de las promesa locales Augusto Araña.

Es difícil resumir su vida en pocas palabras, y más complejo aún trasmitir el afecto que supo ganarse entre sus pares. Una de las palabras que lo podría de alguna manera graficar es Respeto: en su modo de presentarse y caminar por el mundo ajedrez, por postergar cuestiones personales e incluso económicas por el ajedrez y por sobre todo por sus valores morales y estima personal que supo ganarse entre sus amigos y pares. Descansa en paz Sergio.



COMPARTIR:

Comentarios