Viernes 14 de Junio de 2024

JUDICIALES

13 de abril de 2024

Nueva audiencia del juicio por la causa Subzona 12

Con el avance del Juicio, se va completando el mapa de la región en el marco de la megacausa que involucra Azul, Tandil y Olavarría. Durante la jornada número 53, declararon cuatro personas por los hechos que modificaron las vidas las familias de la ciudad de Las Flores.

Por: Soledad Restivo - Agencia Comunica/FACSO-UNICEN

En la audiencia dieron testimonio Gladys D’Alessandro, María Inés y María Claudia Labolita; también declararon Roque Pascual Urraca y María Ester Torres.

Gladys D’Alessandro pudo reconstruir la vivencia de la pareja antes de los secuestros y la desaparición de su esposo, Carlos Labolita, hijo. Relató cómo compartieron la vivienda con Néstor y Cristina Kirchner. "Era muy difícil andar en La Plata, había mucha represión, nos mataban a los compañeros. Sabíamos que se venía el golpe", aseguró D’Alessandro. Relató como los hechos previos y la preocupación por la familia hicieron que la pareja volviera a Las Flores, donde finalmente Carlos fue secuestrado el 27 de abril de 1976. El policía Cinalli aseguró a la familia que lo había trasladado al Regimiento de Azul y que “en la Brigada de Inteligencia, se lo entregó a Duret", señaló.

Por su parte, Gladys fue privada de su libertad durante un allanamiento el 30 de abril de 1976. La patota llevó a Carlos al operativo. Ella pudo verlo, muy lastimado, “hace días me tienen en la parrilla”, le susurró. Se la llevaron, la golpearon y amenazaron. Fue liberada unas horas después. Estos hechos fueron probados durante el juicio oral, donde se juzgaron los crímenes sufridos por Carlos Alberto Labolita. Pedro Pablo Mansilla fue condenado como coautor de la privación ilegal de la libertad y homicidio calificado de Labolita. Alejandro Guillermo Duret fue condenado por privación ilegal de la libertad y torturas.

María Inés y María Claudia Labolita relataron los hechos ocurridos con su hermano y con su papá. Carlos Orlando Labolita fue detenido ilegalmente el 24 de marzo de 1976. Su esposa identificó a Alejandro Guillermo Duret como uno de los militares que estuvieron en su casa durante la detención. Estuvo cinco días en la comisaría local y más tarde lo enviaron a la Unidad 7 de Azul. Luego fue trasladado al Penal de Sierra Chica y estuvo alojado allí hasta el 6 de abril de 1979, donde recibió un trato de "máxima peligrosidad". Fue trasladado a la Unidad 9 de La Plata y obtuvo su libertad el 19 de julio de 1980.

Roque Pascual Urraca trabajaba en el Cementerio Municipal de Las Flores y por la tarde reparaba máquinas de escribir. Relató que la tarde del 3 de junio de 1977, estando en su taller, se presentaron varios militares y lo llevaron al Cementerio para hacer una inspección. Le consultaron sobre diferentes situaciones del mismo y lo regresaron a su trabajo. Ese mismo día, aproximadamente a las nueve de la noche, tocaron el timbre de su departamento. Allí, fue secuestrado y encapuchado, lo golpearon y lo subieron a un auto, todavía escucha con claridad el característico ruido de los “Falcon”. Lo interrogaron, mientras lo torturaban con picana eléctrica, sobre su militancia y compañeros de la Juventud Peronista. Finalmente, fue liberado. El retorno al barrio fue “una situación complicada, uno pasa a ser un leproso”, describió.

También declaró quien fuera su esposa en aquel momento, María Ester Torres, quien refrendó lo dicho por Roque. María Ester pudo detallar los momentos en los que allanaron su casa y durante el operativo, estando embarazada de siete meses y medio, fue golpeada y amenazada con un revólver mientras le preguntaban en qué lugar quería ser disparada. Destrozaron su hogar y la dejaron aturdida en un sillón. Era militante de la Juventud Peronista, “todos éramos peronistas”, agregó.



COMPARTIR:

Comentarios