Domingo 12 de Julio de 2020

  • 4.2º
  • Nublado

LA REGIóN

25 de febrero de 2013

Visita ilustre en la unidad 37 de Barker

Siguiendo con los diferentes ciclos de charlas y capacitaciones que se llevan adelante en la Unidad Penitenciaria 37 de Barker, dentro del marco de cursos de verano, se hizo presente en esta oportunidad el Profesor de Historia e Investigador de la Facultad de Humanidades (IEHS), de la Universidad Nacional del Centro (Tandil), Sr. Hugo Mengascini quien bajo la temática del tren en la argentina y en particular la influencia del ferrocarril en la región serrana, compartió una productiva mañana con los privados de libertad alojados en dicha cárcel.

La rica historia del tren en Tandil comienza hace más de un siglo como señala un gran cartel que se encuentra colgado al ingreso de la estación ferroviaria. Dolores, Azul y Ayacucho eran algunas de las ciudades más sureñas hasta donde llegaban las vías, mientras que la localidad de la piedra movediza a trasvés del médico y juez de paz Eduardo Fianza comenzó a gestar la idea para que esos escasos 66 kilómetros que lo separaban de Ayacucho, fueran cubiertos como un nuevo ramal. Esos esfuerzos de toda una comunidad que pujaba por crecer tuvieron sus frutos un 19 de agosto de 1883, cuando una importante maquina a vapor hacía rugir sus motores y chimenea en las vías linderas a la Avenida del Valle.

Si bien el pasado 29 de junio de 2012 se festejaba el retorno del tren de pasajeros a Tandil después de más de 15 años parado, en su origen el ferrocarril tuvo mucha significación en toda la industria de la piedra que se expandió por toda la zona, transformándose en el modo de transporte más destacado de la época que, sirvió para que la región tuviera un auge económico sin precedentes. En cuanto al aspecto social, la llegada de cada convoy era todo un acontecimiento y gran parte de la población se acercaba al lugar para festejar las llegadas o partidas de las formaciones.

Hoy la ciudad cuenta con el servicio Constitución – Tandil y viceversa, además de todo el transporte de carga que sigue en pleno funcionamiento, con la posibilidad de revivir todo el pasado en el Museo Ferroviario de Tandil, fundado en septiembre de 1994, que rescata y revaloriza toda la vida del tren.

La pasión puesta en contar todas sus investigaciones por parte del Prof. Mengascini, hizo que el auditorio de medio centenar de internos se mantuviera expectante y atento en lo que significa preservar y mantener vivo el patrimonio histórico ferroviario de la región serrana, despidiendo al orador con un fuerte aplauso y solicitándole que vuelva con más historias del lugar.
  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios