LOCALES

31 de julio de 2013

Ingeniería sigue trabajando para mejorar el agua de consumo

A partir de un trabajo de la Facultad de Ingeniería de la Unicén en colaboración con el municipio, cada vez más vecinos que no poseen agua de red conocen efectivamente la calidad del recurso que están consumiendo, y saben cómo mejorarlo ya que impacta directamente en su salud.

Si bien el porcentaje de la población de Olavarría que carece del servicio de red es escaso, representa todavía a muchos domicilios que utilizan pozos ciegos para nutrirse de agua, que no siempre tienen las condiciones adecuadas de salubridad. Atentos a esta problemática, un grupo de estudiantes, docentes y no docentes de la Facultad de Ingeniería de la Unicén impulsaron un proyecto en el marco del Voluntariado Universitario llamado “Agua que no has de beber”, con la colaboración de la Facultad de Ciencias Sociales y la Escuela Superior de Ciencias de la Salud.

 

El proyecto tiene como principal objetivo el análisis del agua de consumo en determinados barrios de la ciudad que no poseen servicio de red, para conocer la calidad del agua que se consume y concientizar y asesorar en relación con los recaudos a tener en cuenta al momento del uso.

 

La docente y directora del proyecto, ingeniera Viviana Colasurdo, explicó que se inició a principio del 2012, y se trabajó en conjunto con la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad. “Ellos nos apoyaron, les interesó el proyecto y nos ofrecieron que en el laboratorio de bromatología se hagan los análisis bacteriológicos, y nos dieron prioridad sobre los barrios a atender”.

 

Con el trabajo de unos veinte estudiantes y docentes, ya se realizaron los análisis en el barrio Nicolás Avellaneda, están avanzados en El Progreso, y ya tienen prevista la tarea para Villa Aurora. La población destinataria del proyecto es la zona suburbana: hay barrios que cuentan con proyecto de instalación de agua de red en el corto o mediano plazo y otros sectores no. 

 

Modus operandi

 

El procedimiento se inicia con la visita a domicilios de distintos barrios ya establecidos por la Municipalidad, donde se toman muestras del agua para luego realizar los análisis fisicoquímicos en las instalaciones de la Facultad. A su vez se realizan encuestas sobre la problemática.

 

Posteriormente se elabora un informe con los resultados obtenidos teniendo en cuenta los límites que establece el Código Alimentario Nacional para el agua de consumo humano. Luego se realiza una devolución a los diferentes hogares visitados. 

 

“Lo que hacemos después es volver a visitarlos, tratamos que los mismos alumnos que hicieron la toma de muestra hagan la devolución. Le explicamos qué significa cada cosa, si hay algún valor que sobrepasa los límites permitidos, los orientamos sobre qué tienen que hacer, cómo tienen que proceder, les damos folletos explicativos de limpieza de agua, de tanques”, repasó Colasurdo.

 

La actividad finaliza a fin de año, sin embargo se pretende seguir presentando el proyecto en marco del Voluntariado Universitario o en proyectos de extensión de la Universidad. La especialista destacó la participación de muchos estudiantes y manifestó que cualquier persona  interesada puede incorporarse a la actividad.

 

Barrios visitados

 

En la actualidad el grupo está por completar la primera parte de la toma de muestras del barrio El Progreso, donde luego se integrarán las devoluciones y asesoramientos. Justamente, para este barrio la Municipalidad anunció recientemente una obra de ampliación de red de agua corriente.

 

Viviana Colasurdo comentó que “en general los pozos de donde extraen el agua son poco profundos, y además están ubicados cerca de la vivienda, entonces la contaminación por materia orgánica es marcada”.

 

Destacó asimismo que “fuimos muy bien recibidos por los vecinos, y nuestro objetivo es que se enteren de la situación y calidad del agua, que sepan qué tienen que hacer y cuál es la mejor forma de proceder en relación con agua que ingieren. Lo bueno es que muchos van a tener la conexión de agua de red”, destacó.

 

Contaminación del agua

 

La directora del Proyecto explico que la contaminación del agua puede ser por dos razones: bacteriológica o por contaminantes químicos. Cuando es bacteriológica se debe hervir o agregarle lavandina. En estos casos se le entrega a las personas un folleto  explicativo sobre el procedimiento, y un frasco gotero con lavandina para facilitar el proceso. Cuando la contaminación es química, se tiene que establecer cuál es el contaminante, y en qué concentración está para establecer el accionar siguiente.

 

Con este tipo de proyectos, reflexionó Colasurdo, “colaboramos con la población aplicando en la sociedad el conocimiento surgido en la Universidad. Es muy gratificante ver que lo que hacemos puede servir para mejorar la calidad de vida de la gente”, sintetizó.

..............

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios