Viernes 27 de Noviembre de 2020

  • 21º
  • Algunas nubes

LOCALES

19 de octubre de 2013

Proyección del filme: “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”

A horas de cumplirse tres años del brutal asesinato de Mariano Ferreyra desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda invitamos a todos los trabajadores, estudiantes, jubilados y público en general para hoy sábado a las 20 hs en el Paseo Jesús Mendía, donde proyectaremos el film “¿Quién mató a Mariano Ferreyra? Con la dirección de Alejandro Rath & Julián Morcillo.

Dirección: Alejandro Rath & Julián Morcillo

Guión: Alberto Romero & Alejandro Rath & Julián Morcillo, sobre el libro homónimo de Diego Rojas.

Sinopsis
El periodista Andrés Oviedo (Martín Caparrós) debe escribir sobre el asesinato de Mariano Ferreyra para la revista en la que trabaja. A lo largo de la historia, Oviedo realiza una serie de entrevistas y dialoga con distintos familiares y amigos de Ferreyra. La búsqueda de la verdad y de las razones profundas del crimen lo llevan a enfrentarse con sus editores, que lo desplazan del caso. Ante las complicaciones que se le presentan, Andrés duda en seguir adelante con la investigación, pero el impulso de su hija, de la misma generación que Mariano, lo ayuda a continuar.
 

Además el Partido Obrero se expresa:

El crimen de Mariano desató una intensa indignación y desde las primeras horas de su asesinato la movilización más numerosa y enérgica de la que se tenga memoria en muchos años. Los episodios judiciales posteriores se desarrollaron bajo esta inmensa presión popular. Pero también, bajo una orientación política de completa independencia frente al gobierno y al Estado: desde el primer momento, exigimos un pronunciamiento del poder político y denunciamos, después, la negativa del gobierno a hacerlo. El rechazo a recibir al Partido Obrero -que lo planteamos el mismo 20 de octubre 2010- anticipó la conducta oficial frente a un crimen que envolvía a los “empresarios amigos”, a sus agentes sindicales y al propio gabinete.
El kirchnerismo nunca rompió políticamente con la burocracia de la Unión Ferroviaria, a la cual continúa aliado hasta el día de hoy. Producida la sentencia, el oficialismo ha intentado apropiarse de la figura de Mariano para hacer demagogia electoral.
Para ello, abona el mito de que el crimen de Mariano se esclareció gracias al testigo aportado por Néstor Kirchner a través del intendente de Quilmes, aún cuando la Justicia investigó e identificó a los asesinos, por lo que se pudo comprobar la participación activa del mismo en el grupo agresor durante el juicio oral. De todos modos, la celeridad con que fue hallado este “testigo” desnudó los múltiples vasos comunicantes entre los agresores y el aparato estatal. Pero los límites de este intento de apropiación de Mariano Ferreyra son insuperables. Por un lado, la cuestión del tercerismo y la precarización laboral están en el ADN del kirchnerismo, el cual apeló a los salarios bajos y a la nefasta herencia laboral del menemismo para la “reconstrucción de la burguesía nacional”. Lo mismo puede decirse de sus vínculos con la burocracia sindical y el aparato represivo del Estado. La “seguridad democrática” -que inauguró Garré meses después de aquel octubre- comenzó con el espionaje a las organizaciones sociales por la Gendarmería y concluyó en 2013 con Milani, Berni y Granados.
La condena de Pedraza fue ganada en las calles. La consigna “Perpetua a Pedraza” recogió el hartazgo de la población trabajadora contra las burocracias sindicales y contra la destrucción del sistema ferroviario a manos del “triángulo corrupto” de los funcionarios, las gerenciadoras capitalistas y la burocracia sindical.
Aun lográndose por primera vez en la historia del movimiento obrero la prisión de un peso pesado de la burocracia sindical y jefe de la asociación ilícita que organizó el asesinato, de la instrucción al juicio, se dejaron sin imputar a los funcionarios del gobierno y los empresarios de Ugofe. En el juicio, se absolvieron por el homicidio y las tentativas a cinco de los policías federales involucrados. Además, se redujo la imputación de prisión perpetua solicitada por la fiscalía y las querellas a penas de 18, 15, 10 y 8 años de prisión. El perito Locles -que intentó destruir la evidencia de la bala asesina- recibió una condena leve por ello. En las causas de las coimas a la Cámara de Casación, la elevación a juicio se realizará sin sentar a los jueces como imputados, lo cual reduce el ilícito a una mera tentativa.
El crimen de Mariano y la inmensa movilización popular que concluyó en la condena a sus responsables anticiparon los términos de la actual crisis política. Por un lado, desnudó un régimen que agotó sus recursos políticos y económicos en el rescate de los capitalistas. Por el otro, puso de manifiesto a un movimiento popular que -en la lucha contra los precarizadores, sus agentes sindicales y políticos- fue construyendo una oposición al kirchnerismo desde el campo de la clase obrera y de la izquierda.
A tres años de tu asesinato, Mariano, seguimos honrando tu memoria con el norte estratégico de tu lucha: la fusión del movimiento obrero con la izquierda revolucionaria.

Por perpetua a Pedraza y el castigo a los responsable políticos y empresariales hoy impunes!
 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios