Domingo 31 de Mayo de 2020

  • 7.7º
  • Nublado

LOCALES

15 de enero de 2014

El calor y las plantas

Radio Olavarría consultó al Ingeniero Horacio Borzone, profesor a cargo de la cátedra de Dasonomía de la Facultad de Agronomía de la ciudad de Azul, en referencia a las altas temperaturas y el efecto de los árboles.


Borzone señalo que en principio  hay que ver dos aspecto en entre la relación árbol calor, primero lo que se considera es, la influencia del árbol sobre el medio o la del medio sobre el árbol

Dijo que cuando uno hace plantaciones masivas de árboles (forestaciones) , como por ejemplo en la zona mesopotámica, se comprueba que esas masa de arboles no modifiquen el clima general

Una cosa son los factores que del clima del lugar y la otra lo que hace la plantación de un bosque en un determinado lugar

Respecto de la teoría de que si hay mucho bosque valla a llover más, no está comprobada

Cuando se planifica, por ejemplo el arbolado público, lo que va pasar  a posterior, es que esos árboles tengan un efecto marcado que genera el propio microclima

Es muy importante tener una calle bien arboleada y sombreada, sobre todo por la gente que camina diariamente, más cuando se dan altas temperaturas

El profesional señaló que el árbol no absorbe el calor, porque si fuera así se moriría, ya que es un ser vivo, al igual que nos pasa a los seres humanos, el árbol lo que hace a tener una copa que es como un parasol, retinen una gran parte de luz solar, pero la absorbe para hacer fotosíntesis y parte la refleja.

El sol calienta el suelo y este va calentando el aire, que es en concreto lo que percibe nuestro cuerpo

El árbol sombrea el suelo, impide el que nos afecte el calor directo y mantiene fresco el piso y por ende el aire que da en el suelo

Los arboles en una lluvia lo recibe más fuertemente la copa, y después el agua va resbalando por el resto del árbol y luego va llegando al suelo, es por eso que en algunas ciudades, como el caso de nuestra ciudad, se planifica un plan de forestación para el problema hídrico

Al forestar el suelo puede quedar con más capacidad de absorción, y ayuda a que el agua tienda a escurrir en vez de desplazarse por el suelo, señalo Borzone

Por último el profesor a cargo de la cátedra de Dasonomía de la Facultad de Agronomía de la ciudad de Azul, se refirió a la situación de arboles que se caen en temporales en la ciudad, y las consecuencias que trae

En este marco dijo que a la hora de plantar un árbol hay que tener en cuenta que sea el indicado para el tipo de vereda que se tiene.

Muchas veces se ponen especies inadecuadas para determinado lugar, y los arboles terminan rompiendo caños, veredas hasta tener que sacarlo del lugar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios