Miércoles 3 de Junio de 2020

  • Algunas nubes

LOCALES

10 de octubre de 2014

Lotes para el PRO CRE AR

El Sub Administrador del Instituto de la Vivienda, José Gervasio González Hueso informó que le propuso al gobierno municipal separar las distintas escrituras implicadas en el Programa para que sea posible firmar rápidamente la retrocesión del dominio de las tierras a la Municipalidad, y que a su vez ésta pueda firmar rápidamente los contratos de compraventa con los beneficiarios del PRO.CRE.AR. y luego las escrituras.

En tal sentido, explicó que: “tenemos dos situaciones distintas: lotes que el Municipio vende directamente a los beneficiarios, y lotes que el Municipio vende al PRO.CRE.AR.; en ambos casos hay que hacer dos escrituras: en el primero una escritura de retrocesión del Instituto a la Municipalidad y otra de compraventa de la Municipalidad a cada beneficiario; y en el segundo una escritura Instituto a la Municipalidad y otra de la Municipalidad al PRO.CRE.AR.”

“Cuando iniciamos los trámites” –continuó–  “todos los terrenos iban a ser traspasados al PRO.CRE.AR., y para ahorrar tiempo y a pedido de algunos beneficiarios acordamos hacer las dos escrituras en forma simultánea y gratuita. Dictamos las resoluciones ordenando el traspaso de los terrenos del Pikelado y Loma Negra en abril y mayo de este año, y las enviamos a Escribanía General de Gobierno donde comenzaron a preparar los actos. Ahí, el trámite se detuvo porque faltaba la documentación necesaria para la segunda escritura, todas cuestiones ajenas al Instituto: la tasación, el cómputo y presupuesto de las obras de infraestructura y el cronograma de obras que tiene que presentar la Municipalidad al PRO.CRE.AR. –que hasta hace unos días estaba pendiente–.”

Luego de la intimación de la Municipalidad, el funcionario provincial señaló que “nos enteramos que como el sorteo que realizó la Municipalidad no es válido para el PRO.CRE.AR, acordaron que esos lotes sean vendidos en forma directa a cada beneficiario, y que unos 175 lotes restantes la Municipalidad los transfiera al PRO.CRE.AR. para futuros beneficiarios. Esta alteración, inexplicablemente, no fue comunicada por la Municipalidad ni a nosotros ni a Escribanía.”

“Por eso” –agregó– “hoy le solicité al Municipio que nos indique cuáles son los lotes que van a vender a los beneficiarios, cuáles al PRO.CRE.AR. y si queda algún remanente que queda en poder de ellos, para poder identificarlos, hacer las escrituras y firmar cuanto antes la retrocesión de los terrenos que no vayan al fideicomiso nacional para, de esta manera, avanzar y llevar tranquilidad a los beneficiarios que ya están firmando los compromisos de venta y presentando la documentación en el Banco Hipotecario.” Respecto del resto de lotes a ser vendidos al PRO.CRE.AR indicó que “seguiremos esperando que completen la documentación o, si lo prefieren, también firmamos la retrocesión y luego que lo solucionen con un escribano particular.”

González Hueso criticó que “seguimos sin entender la forma de trabajar del gobierno local; veníamos conversando del tema desde hace tiempo, hicieron modificaciones en la forma de traspaso de los terrenos que no notificaron y terminaron mandando una carta documento al Instituto intentando sacarse la responsabilidad cuando la firma no se podía hacer por cuestiones pendientes del propio gobierno local ya que nosotros habíamos tenemos todo listo para la retrocesión desde hace meses”,  y culminó manifestando que “por mi experiencia, en este tipo de urbanización compleja donde intervienen varios organismos que tienen distintas regulaciones y culturas de organización –el PRO.CRE.AR., la ANSES, el Banco Hipotecario, la Municipalidad, el Instituto de la Vivienda y Escribanía de Gobierno– la mejor forma de resolverlo es conformar una mesa de gestión con representación de cada organismo y de los beneficiarios para resolver todas las situaciones que se presenten; pero lamentablemente la municipalidad eligió manejarse de otra manera, no informó en tiempo y forma alteraciones importante de los trámites y, en lugar de mantener canales de comunicación francos para resolver lo que haga falta, terminó con cartas documentos absurdas que no fueron seguidas de gestiones reales tendientes a avanzar.”

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios