LA REGIóN

16 de febrero de 2015

Denuncian otra recarga clandestina, pero sobre Ruta 3

El colega Diario El Tiempo, publicó imágenes enviadas por lectores y vecinos a su redacción. Dan cuenta de un predio que funciona como criadero de cerdos a la altura del kilómetro 294, cerca del cruce con la Ruta 60 que lleva a Rauch. Recordemos que Olavarría ha radicado una denuncia penal en la fiscalía federal por estos hechos.

Según la publicación, fueron los propios "vecinos azuleños que desde hace algunos días constataron las presuntas irregularidades. Algunos de ellos hasta dieron parte a las autoridades policiales y judiciales, sin que nadie, a priori, iniciara una investigación ante la posible comisión de una trasgresión a la Ley 24.449, por una carga por encima del peso máximo permitido.

No se puede soslayar que esas maniobras a las que hicieron referencia los vecinos y que muchos, en su paso por el lugar, pudieron corroborar, es que esto sucede a no más de un kilómetro del Destacamento de Seguridad Vial de la Policía provincial y a poco más de 1,200 metros del puesto de la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Ambos organismos tienen a su cargo el control vehicular en una carretera nacional sensiblemente castigada por la repetición de accidentes y que, seguramente por el sobrepeso de camiones, tiene la carpeta asfáltica con hundimientos que ponen en riesgo la seguridad de todos los que transitan por ella.

Ya se han hecho, en esta ciudad y en poblaciones vecinas, más de un operativo por parte de los municipios a fin de inspeccionar y, eventualmente, infraccionar a los choferes de los transportes con sobrecarga. Pero parece que el “negocio” es muy apetecible y los “contraventores” no escarmientan.

Las autoridades de Control Urbano de Azul clausuraron tiempo atrás predios donde camiones cargan piedra en una cantera y salen del lugar con el peso reglamentario (el máximo permitido es de 45.000 kilos). Ese material se descarga en un lugar desde donde el vehículo con el mismo chofer retorna a la cantera o empresa para efectuar una segunda carga. Nuevamente sale del lugar con el peso reglamentario, vuelve al predio donde descargó para sumar material a lo que ya tiene. Allí se produce la sobrecarga, habitualmente de 15 ó 20 toneladas más, pero también se han hallado camiones con hasta 37 toneladas más. Desde allí sale hacia su destino final con la carga total. El fin de la operatoria es aumentar la rentabilidad de los fletes: transportar más material al mismo costo que se iba a realizar por 45 toneladas".

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios