Miércoles 28 de Octubre de 2020

  • 13.5º
  • Mayormente nublado

LOCALES

7 de agosto de 2015

Las grullas por la paz llegaron a Rosario

En el marco del Día Internacional de la Paz, el equipo de la Red de Museos Municipal de los Pueblo viajo al Monumento de la Bandera con los deseos de miles de olavarrienses.

Quince mil grullas viajaron con el equipo de la Red de Museos Municipales de los Pueblos, y participaron de un emotivo acto en el Monumento a la Bandera que se realizó en la zona de Propileo del monumento, debido a las condiciones climáticas.

Estuvieron presentes, la directora de la Red, Maribel Garcia, la Delegada Municipal de Loma Negra, Patricia Cap, las encargadas de cada uno de los Museos Municipales de los Pueblos, Samuel Calfupan, quien fue una de las personas que se sumó a brindar en forma desinteresada clases de origami, junto a Valeria Gonzalez NAzabal y Ana María Lozano, y vecinos de las localidades que se sumaron a compartir la actividad.

El proyecto Mil Grullas por la Paz surgió en 1999 de un grupo de personas que comparten talleres de origami dictados por la profesora Meri Affranchino. En la actualidad, estos talleres están nucleados en la Asociación CHICOS, organización inserta en la comunidad a partir de su trabajo con niñas, niños, adolescentes y jóvenes en situación de calle o en condición de vulnerabilidad.

La propuesta de plegar cada año al menos mil grullas ha ido sumando voluntades individuales y grupales. Han transcurridos varios años desde sus inicios y también recorrido diferentes escenarios (Casa de la Poesía, Centro de Expresiones Contemporáneas, Ciudad de los Niños en la Estación Embarcaderos, la propia casa de CHICOS, La Isla de los Inventos), pero desde 2006 el espacio elegido es el Monumento Nacional a la Bandera, centro cívico por excelencia de la ciudad.

La tradición de mil grullas por la paz surgió de Sadako Sasaki, una niña superviviente al bombardeo de Hiroshima. Desde el hospital donde intentaba recuperarse de la radiación, comenzó a confeccionar grullas por todos los niños del mundo que padecían los efectos de la guerra pues, según una vieja creencia japonesa, si se confeccionan mil grullas de papel se obtiene un deseo.

Sin embargo, Sadako murió a los 12 años, cuando sólo llevaba 644 grullas y aún hoy se siguen recibiendo en Hiroshima grullas de papel, convirtiéndose en un símbolo universal por la paz.

En esta nueva edición, en Rosario,  se enmarca en el 70º aniversario del bombardeo nuclear a la ciudad japonesa de Hiroshima, ocurrido el 6 de agosto de 1945,

En tanto, el Centro de Día La Casa participó de la iniciativa de la mano de chicos, adolescentes y coordinadores de los espacios artísticos y recreativos que se dictan en la institución, quienes, a su vez, tuvieron a cargo el cierre de la actividad con un espectáculo musical ofrecido por el grupo de percusión Tocando Madera.

Declarada de interés municipal, Mil Grullas por la Paz es una propuesta que consiste en plegar, cada año, al menos mil grullas y colgarlas en un espacio público. Se trata de una acción simbólica que busca sensibilizar sobre el concepto de la paz y su vinculación con la construcción de una sociedad más justa y solidaria, y de un mundo con más oportunidades para todos los seres humanos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios