POLICIALES

20 de agosto de 2016

Mas de diez horas atrincherado: terminó en el hospital gravemente herido

El oficial penitenciario bonaerense Walter Galarza, de 47 años, se mantuvo atrincherado en la casa del centro de Olavarría, desde donde disparó en dirección a los policías que lograron rescatar, desde un balcón del primer piso, a su ex mujer y a sus dos hijos, informaron fuentes de la fuerza. Tras fallidos intentos de dejar de lado su actitud, el grupo Halcón actuó y fue gravemente herido. El Comisario Mayor Fabián Alvarado dio detalles del hecho.


Según relataron los voceros, Galarza llegó en un estado muy alterado a la vivienda en la que viven su ex esposa y sus dos hijos de 13 y 16 años, ubicada en Belgrano al 3300 entre 9 de Julio y Pringles, en el microcentro 

Al notar la actitud del penitenciario y que traía consigo una escopeta, la mujer y sus hijos corrieron hacia la planta superior de la casa, se encerraron y llamaron al servicio de alerta 911.

De acuerdo con los informantes, poco después llegaron al lugar efectivos de la comisaría 1ra. de Olavarría, quienes ayudaron a las víctimas a descolgarse de un balcón en el primer piso que da a la calle.

En esas circunstancias, Galarza efectuó varios disparos de escopeta al aire y otros más con una pistola calibre 9 milímetros que también tenía en su poder, comenzó a gritarle a las autoridades que los atacaría si intentaban entrar a detenerlo y se negó a iniciar conversaciones para entregarse pacíficamente.

En el lugar se encontraba la fiscal Viviana Beytía, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) en turno descentralizada de Olavarría, dependiente del Departamento Judicial Azul, quien intentó infructuosamente comunicarse con el efectivo penitenciario.

Por esta razón, la policía inició el protocolo habitual para casos de estas características, cercó la zona tres cuadras a la redonda y cortó el tránsito en los alrededores, mientras se espera la llegada del Grupo Halcón, que cuenta con negociadores expertos en situaciones de tomas de rehenes o similares.

Galarza tenía el cargo de subjefe de la Unidad Penitenciaria de Magdalena, aunque actualmente se encontraba con una licencia psiquiátrica, y los funcionarios judiciales procuraban averiguar si su mujer, de 42 años y también miembro del Servicio Penitenciario Bonaerense, había radicado denuncias por violencia de género.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios