Jueves 3 de Diciembre de 2020

21.1°

EL CLIMA EN OLAVARRIA

LOCALES

27 de enero de 2018

Docentes advierten que no aceptarán 15% y ya asoma una puja de alto voltaje

Se avecina una paritaria docente muy compleja en la Provincia. Y no es un decir: desde los gremios que nuclean a los maestros ya salieron a advertir que no aceptarán 15% sin cláusula gatillo, propuesta de aumento a la que apostaría el gobierno bonaerense para 2018.

Sin conversaciones formales desde noviembre pasado, cuando se reunió por última vez la comisión técnica salarial, y al parecer con escasos contactos informales por temas salariales, el escenario de conflicto entre los gremios y la Provincia se viene configurando hace tiempo.

 

Es que al margen de un llamado para discutir cuánto cobrarán en 2018 que no llega, los docentes vienen acumulando temperatura por otras cosas: planteos por deficiente infraestructura edilicia; un nuevo (e “inconsulto”, según denuncian) sistema online de gestión de licencias por enfermedad; un instructivo que explica a los maestros como desvincularse o cambiar de gremio; y la decisión oficial de no renovar contrato a educadores sin título.

 

Pero quizás el principal motivo de bronca gremial fue el decreto de Macri que borró de un plumazo la paritaria nacional, que históricamente fijaba un piso para las pujas provinciales. La misma norma igualó la representación de los sindicatos docentes en el espacio de debate nacional, en una jugada con la que el gobierno buscó restarle influencia a CTERA, el gremio con mayor cantidad de afiliados, y cuya expresión en la Provincia es el Suteba.

 

Precisamente, Roberto Baradel, secretario general de ese gremio, consideró ayer que sería “irrisorio” y “un ensañamiento con los trabajadores” que la propuesta oficial en el marco de la negociación paritaria docente sea del 15 por ciento sin cláusula gatillo. Además, volvió a reclamar a las autoridades bonaerenses que convoquen “cuanto antes” a los gremios docentes para dar “más tiempo” a la negociación, previo al inicio del ciclo lectivo, aunque entendió que el gobierno provincial “ha elegido dilatar los tiempos”.

 

En los gremios que componen el Frente de Unidad Docente (FUD) coinciden en que hay malestar porque pasan los días sin una convocatoria. Y si bien confían en que todavía hay tiempo de evitar un conflicto en el arranque de las clases (empiezan el 5 de marzo) aseguran que se debe cambiar la lógica de la paritaria de seguir discutiendo salarios en febrero. O sea, casi sobre la hora.

 

Ante ese escenario, ayer Baradel salió al cruce de versiones que dan cuenta de la posibilidad de que la propuesta que formule la gestión bonaerense sea de un aumento del 15 por ciento, distribuido en cuatro cuotas y sin cláusula gatillo, dato que no fue confirmado desde el gobierno.

 

Más allá del porcentaje, los gremios piden tener algún resguardo ante la inflación, ya que no hay consultora privada que no estime que el índice sobrepasará este año la meta oficial.

 

“Las consultoras privadas, que avalan la política económica del gobierno, plantean que la inflación de este año va a ser de un 19 por ciento. Otras hablan de un 23 o un 25 por ciento. Si el ofrecimiento fuera del 15% sería que hay un ensañamiento con los trabajadores”, sostuvo Baradel.

 

El dirigente agregó que, si se confirmara que ésa es la oferta, sería “algo irrisorio” porque significaría “un sueldo a la baja” que implicaría que los docentes seguirían “perdiendo poder adquisitivo”. Además, interpretó que eso constituiría una actitud de “ensañamiento con los trabajadores” y adelantó que, si fuera así, la propuesta oficial sería “rechazada de plano” por Suteba, uno de los gremios docentes mayoritarios en la Provincia.

 

En ese sentido, detalló que “en el salario inicial, un aumento como el planteado sería de poco más de 500 pesos, algo irrisorio, que rechazaríamos de plano”.

 

“Rechazada de plano” fue también la frase elegida días atrás por la titular de la Feb, Mirtha Petrocini, en relación a un posible aumento del 15% y agregó: “El problema no es la cláusula, sino el `gatillo´” y agregó “lo que demuestra que tienen serias dudas de cumplir con las metas inflacionarias. Si no fuera así, porque no dejarla para garantizar que ningún trabajador vaya a perder en esta negociación salarial”.

 

Como ya se ha explicado, la actualización automática es un mecanismo que, casualmente, ideó el gobierno de Vidal. Por ejemplo, el año pasado el aumento que firmaron los sindicatos docentes bonaerenses cerró en un 21,5% para todo el año y la inflación terminó 2017 en el 24,8%. Con los sueldos de este mes deberán percibir el 3,3% de diferencia.

 

Sin embargo, ahora la Provincia buscaría mantenerse fiel a los lineamientos que bajan de la Casa Rosada para que en 2018 la cláusula gatillo quede archivada. Eso los docentes no lo aceptan y en el horizonte ya se perfila una paritaria de alto voltaje. No es de sorprender: sólo en uno de los últimos años (2016), las clases empezaron en tiempo y forma.

Fuente: El Día

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios