NACIONALES

19 de agosto de 2018

La olla destapada y el fuego alto en el hervor, son las mayores causas de pérdida de eficiencia en las cocinas argentinas

Foto: Clarín

Lo dice una investigación del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, INTI, cuya autoría es del ingeniero Pablo Romero, que dialogó con LU32. Destacó que siguiendo simples recomendaciones se puede ahorrar hasta un 50% del gas. Alertó, sobre todo, a los usuarios de gas envasado.


Hablando de la cocción con ollas, Romero indicó que el descuido común es no taparlas. Haciéndolo se ahorra hasta un 30% del gas.

Luego explicó que el otro error es el de no bajar la llama cuando el agua de una olla rompe el hervor.

Por otro lado, diferenció el uso entre hornallas chicas y grandes.

Explicó que la primera es más eficiente, en general.

De todos modos es entendible que se use una hornalla grande para calentar mucho de algo, y se puede conservar una eficiencia considerable, dijo.

Respecto a los hornos, sostuvo que se mide distinto la eficiencia que con las hornallas.

Reconoció que se los compara con los eléctricos, por ejemplo, y el tiempo que tardan en cocinar un alimento.

De todos modos, afirmó que los más eficientes son los que tienen un termostato que, cuando llegan a la temperatura programada, bajan.

Señaló que estas recomendaciones son dirigidas, más que nada, a quienes usan garrafa, porque el 100% del fluido está destinado a cocción.

Explicó que el ahorro de hasta el 50% significa que, quien compra dos garrafas al mes, deba comprar solo una.

Finalmente declaró que es difícil decir que es mejor para equipar una cocina: gas o electricidad.

Indicó que la energía eléctrica en la Argentina, en un 55% se produce con gas.

Si las tarifas estuvieran situadas en cobrar lo que valen, pese a que los artefactos eléctricos son más eficientes, convendría igual el gas.

Además, puso como valor que es más fácil que se corte el suministro de energía eléctrica que el de gas.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios