LOCALES

24 de diciembre de 2018

Consejos útiles para celebrar las Fiestas de fin de año con alimentos seguros y saludables

Navidad y Año Nuevo son ocasiones especiales para el encuentro con familiares y amigos y los alimentos cumplen un rol muy importante en estos festejos. Debemos evitar que las bacterias peligrosas que causan Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) sean parte de la celebración.

Una ETA se produce cuando comemos alimentos y/o bebemos agua que contiene contaminantes peligrosos en cantidades suficientes para afectar nuestra salud. Algunos síntomas incluyen diarrea, vómitos, dolores semejantes a los de una gripe y puede comenzar desde unas horas hasta unos días luego de ingerir el alimento o agua contaminada.

 

Muchas veces, para las reuniones de fin de año se preparan grandes cantidades de comida y debemos tener precaución para evitar que el festejo quede opacado por una enfermedad.

 

Poner en práctica cinco medidas básicas sobre higiene y manipulación de los alimentos puede ayudar a prevenir enfermedades:

 

En el momento de realizar las compras: Alimentos Seguros

Desde el momento en que compramos nuestros alimentos debemos ocuparnos de la inocuidad de los mismos:

 

Considere el orden y la higiene tanto de las instalaciones como del personal de donde adquiere los alimentos.

Deje para el final del recorrido de compras, los productos perecederos fríos y congelados como lácteos, carnes, aves y pescados.

Las latas no deben estar hinchadas ni abolladas u oxidadas.

Fijese que los productos congelados se encuentren completamente congelados.

Controle la fecha de vencimiento de los productos (recuerde consumir primero aquellos que vencen primero).

Minimice el tiempo que transcurre desde que compra sus alimentos hasta que los coloca en la heladera. Nunca debe superar las dos horas, ni se deben colocar en el baúl del vehículo debido a las altas temperaturas.

Guarde en heladera los alimentos inmediatamente al llegar a su casa.

Antes, durante y después de preparar la comida: Higiene

Las manos son una fuente de contaminación de bacterias. Lávese las manos con agua tibia y jabón durante 20 segundos, antes, durante y después de manipular alimentos.

 

Lave todas las superficies, equipos y utensilios que tengan contacto con alimentos.

Lave minuciosamente las frutas y las verduras con agua potable.

Al preparar los alimentos: Separe alimentos Crudos – Cocidos

Separe los alimentos crudos de los cocidos o listos para consumir. Los alimentos crudos, especialmente la carne, el pollo, el pescado y sus jugos, pueden contener microbios peligrosos.

 

De ser posible utilice una tabla para alimentos crudos y otra para cocidos, o lávela minuciosamente entre uso y uso.

Coloque los alimentos crudos en la parte inferior de la heladera y los listos para consumo en la parte superior, en recipientes herméticos.

Al cocinar los alimentos: Cocción completa

Consuma los alimentos bien cocidos, principalmente carnes, huevos, aves y pescados.

Al guardar y recalentar los alimentos: Temperaturas seguras

Cuando sirva la mesa durante estas fiestas recuerde mantener calientes los alimentos calientes y fríos los alimentos fríos. Las bacterias crecen a temperatura ambiente.

 

No deje alimentos cocidos a temperatura ambiente durante más de 2 horas.

Las sobras no deberían guardarse en la heladera durante más de 3 dúias y no deberían recalentarse más de una vez.

Nunca descongele los alimentos a temperatura ambiente, puede descongelarlos con seguridad en la heladera o en el microondas (sólo si se cocina inmediatamente).

En lugar de servir la comida en una fuente grande, es preferible colocar los alimentos en varias fuentes pequeñas, varias veces, para evitar que los alimentos permanezcan a temperatura ambiente.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios