LOCALES

19 de enero de 2019

Docentes advierten a la Provincia: habrá acuerdo si los sueldos ajustan por inflación

Los gremios docentes ya pusieron condiciones en la negociación salarial con la Provincia. Si bien todavía no fueron convocados a paritarias por la administración de María Eugenia Vidal, anticiparon que cualquier acuerdo debe pasar por la vigencia de la cláusula gatillo para que los salarios no vuelvan a perder frente a la inflación como ocurrió en 2018.

Así lo anticipó a este diario el titular del Suteba, Roberto Baradel, quien dijo que la mejora “puede ser del 23 por ciento (la inflación que estima el Gobierno) o del 30 por ciento (la proyección que hacen las consultoras privadas). Pero la condición esencial es que se aplique la cláusula gatillo”.

 

Los maestros quieren quedar a resguardo de una eventual disparada del costo de vida. Más aún, luego de que el año pasado sus sueldos terminaran varios puntos por debajo de la inflación. “El aumento total en 2018 fue del 30 por ciento y la inflación del 47,6. Perdimos casi 18 puntos”, explicó el dirigente, uno de los líderes del Frente de Unidad Docente Bonaerense.

 

En la Provincia sacan otras cuentas. Dicen que el aumento anual fue del 32 por ciento, pero que a ese concepto hay que añadir un 4 por ciento por presentismo y un 1,7 por ciento en concepto de material didáctico. “Equivale a un 38 por ciento más el bono de fin de año de 7 mil pesos”, explican.

 

Vidal ha logrado cerrar un acuerdo con los gremios estatales que incluye una suerte de cláusula gatillo, pero sólo para el primer semestre del año. El aumento acordado por la mayoría de los sindicatos es del 20 por ciento. El Gobierno pagará un aumento del 4 por ciento desde enero; otro 4 por ciento en marzo; 4 por ciento en mayo y 4 por ciento en junio. Si ese 16 por ciento acumulado es superado por la inflación, se convino que las partes vuelvan a reunirse para aplicar una corrección salarial que iguale el costo de vida. La cláusula tiene una sigla original: CASAS, que significa cláusula de actualización salarial semestral. Es el virtual retorno del “gatillo” que rigió en la Provincia en 2017. El resto del aumento se compone por otro 2 por ciento en septiembre y el restante 2 por ciento en noviembre. Así, se llega al acumulado del 20 por ciento. En noviembre se convino una nueva revisión, aunque por fuera de la cláusula CASAS.

 

Los docentes, en cambio, no están dispuestos a cerrar con ese formato. Exigen que la cláusula gatillo rija para todo el año, no sólo para el primer semestre.

 

Pero los maestros no sólo quieren hablar de 2019: pretenden además recuperar lo que perdieron en 2018. Quieren que esa discusión sea el arranque de la paritaria. “Vidal nos mintió cuando dijo que los salarios docentes no iban a perder frente a la inflación”, afirmó Baradel.

 

Por otra parte, el dirigente sindical salió al cruce de la estrategia política diseñada por Cambiemos para enfrentar un posible escenario de conflicto con los maestros que impida el normal inicio de las clases.

 

El oficialismo armó mesas educativas en todos los distritos y prevé marchas, juntada de firmas y hasta timbreos durante febrero, como elementos de presión frente a posibles medidas de fuerzas.

 

“En lugar de armar estrategias electorales, Vidal debería convocarnos ya a paritarias”, reclamó el líder del Suteba.

 

“¿Por qué no nos convoca en enero? ¿Acaso quiere confrontarnos y hacernos responsables por un posible conflicto?”, se preguntó Baradel.

 

“Si van a hacer marchas seguro nos vamos a encontrar en las calles”, anticipó el dirigente sindical. “Pero sería bueno encontrarla a la Gobernadora en las escuelas, para que vea lo que se necesita en cada colegio”, añadió.

 

Finalmente Baradel reiteró el pedido para que “se nos convoque ya a discutir salarios. Parece que es la Provincia la que no quiere acordar”.

Fuente: El Día

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios