Viernes 29 de Mayo de 2020

  • 9.6º
  • Nublado

LOCALES

15 de abril de 2020

Cuatro internos de la Unidad 27 participaron de una maratón solidaria

Emilia Juliano, que quedó varada en Italia el 2 de marzo por la pandemia ,realizará un maratón de 42 kilómetros alrededor de la casa donde cumple con la cuarentena con un objetivo solidario. Puso a la venta cada una de las 281 vueltas que hará con un precio base de 200 pesos. Lo recaudado lo donará al Hospital Municipal Dr. Emilio Ferreyra de Necochea, su ciudad natal en donde se detectaron tres casos de coronavirus

Llegó a Italia para hacer los trámites de la ciudadanía donde se reencontró son su hermano Leandro, la esposa y las dos hijas. Él vive en los Estados Unidos y hacía 10 años que no se veían. El viaje iba a durar un mes,pero su arribo coincidió con el inicio de los primeros casos críticos de coronavirus en Italia. Y como el mundo, quedaron atrapados en esta pandemia.

 

A pesar de la emergencia sanitaria, que es crítica en aquel país, a Emilia se le ocurrió transformar este momento en un hecho solidario. Ella tiene 29 años, es chef y guardavidas, corre triatlones y ultramaratones desde hace 10. Según ha comentado es un hobby que forma parte de su estilo de vida.

 

Hará una maratón de 42 kilómetros en el patio de la casa que alquila y puso a la venta cada una de las 281 vueltas que hará con un precio base de 200 pesos. Lo recaudado lo donará al Hospital Municipal Dr. Emilio Ferreyra de Necochea, su ciudad natal en donde se detectaron tres casos de coronavirus.

 

La solidaridad tiene eso de igualarnos, de ponernos en un mismo plano, la nobleza del objetivo es el motor que enciende todos los corazones que impulsan la causa, más allá del contexto que nos abarca. Además del aporte económico también existe la empatía y el acompañamiento.

 

Ella desde el paisaje de montañas de Bolbeno, un pueblo en el norte de Italia, en la provincia de Trento, que tiene 300 habitantes y está a 600 metros de altura. Y acá, en Argentina, su padre, el Juez necochense Mario Juliano recorrerá la misma cantidad de kilómetros en bicicleta alrededor de su casa.

 

Diferentes privados de la libertad se sumaron simbólicamente y a la distancia al "Maratón de Legno", como lo llamó Emilia. Un equipo de jugadores de rugby de la Unidad 24 de Florencio Varela. Y desde la Unidad Penitenciaria N° 27 de Sierra Chica cuatro internos se unieron a la movida.

 

Javier, Leonel, Antonio y Leonardo participaron desde el patio de deportes de la cárcel serrana recorriendo los 42.195 metros, a las 8 de la mañana arrancaron el maratón donde cada uno de ellos hizo 10,5 km. en postas.

 

La sensación de ser parte del evento brotó en cada uno de sus testimonios al concluir la carrera. Javier tiene tres hijos, dos varones y una nena y su mujer desde hace 20 años, ellos lo impulsaron a participar y se convirtió en el puntal para sus compañeros. “Todo empezó porque en el noticiero vimos que Emilia Juliano había organizado una carrera con un fin solidario, y nosotros que estamos acá, pensamos en acompañarla. Queríamos apoyar desde nuestro humilde lugar, dadas las circunstancias, no hay distinción para nadie, somos todos personas. Estamos luchando todos por el bien común”, dijo Javier que corrió la cuarta etapa.

 

Con 27 años, Leonel, que está detenido hace 7 años y medio, aseguró que fue fundamental para participar el apoyo de su mujer, sus hijos y sus compañeros de la cárcel. “Para mi familia es complicado atravesar la pandemia, porque son pocos los recursos, está jodida la mano para comer y la falta de trabajo. Lo que les pasa a muchas personas. Por eso mismo pienso que este proyecto es muy lindo, nos permite demostrar lo que nosotros somos como personas y poder ayudar es lo que nos lleva a ponerle más ganas. Lo hacemos por todos, todos estamos afectados”, finalizó.

 

“Me enteré por mis compañeros, por Javier, que fue el que lo propuso y me gustó la idea por el objetivo que tiene. Desde este humilde lugar donde estamos privados de nuestra libertad física, ayudar de esta forma para que se recaude y se visualice lo que estamos haciendo, es importante para nosotros”, destacó Antonio. “Hice la primera etapa, terminé en una hora, muy bien y estoy contento con la experiencia. Agradezco a las autoridades del SPB que nos apoyaron para que pudiéramos hacerlo”.

 

Finalmente, Leonardo de 37 años se sumó al proyecto porque “si Dios quiere, pronto voy a recuperar mi libertad y esto es algo buenísimo que me sirve a mí también en lo personal para cambiar, estoy pagando un error que cometí. Hoy cambié mi vida y esto es parte de ese cambio, es una etapa nueva, esta es la primera vez que me comprometo a hacer algo de este tipo y me encantó”.

 

En las últimas diez vueltas la emoción fue el condimento predominante, todos se sumaron y corrieron con la bandera argentina en alto. Durante 3.55 horas se alentaron mutuamente y la sensación general de “ser parte solidaria” inundó el ambiente. Los cuatro atletas coincidieron en agradecer a Emilia Juliano y a Mario Juliano por permitirles ser parte de este evento solidario.

 

Los profesores de educación física Alejandro Luján quien es Delegado de Cultura y Deportes del Complejo penitenciario Centro zona Sur y Martín López, fueron los encargados de controlar la ejecución de la carrera en cuanto a sucesión de cada etapa y así cumplimentar la distancia madre de 42.195 metros, también estuvieron atentos a que se respeten los protocolos de seguridad que establece las medidas sanitarias, manteniendo la distancia prudencial para evitar contacto. Los directivos de la cárcel brindaron los elementos asegurativos necesarios para que esta acción solidaria se lleve adelante con total éxito.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios