Miércoles 30 de Septiembre de 2020

  • 21.3º
  • Mayormente nublado

LA REGIóN

5 de mayo de 2020

Requisa en las Unidades del Complejo Penitenciario Centro zona Sur

Los agentes penitenciarios y los privados de libertad de las cárceles bonaerenses aplican un doble proceso de desinfección a las mercaderías, alimentos y encomiendas que llegan a los penales para combatir el posible ingreso del coronavirus. Este protocolo se implementa en las cuatro Unidades que integran el Complejo Penitenciario Centro Zona Sur, 2, 27 y 38 de Sierra Chica y 17 de Urdampilleta

Los guardiacárceles que reciben las mercaderías que acercan o envían los familiares de los detenidos someten a un proceso de desinfección a esos elementos al rociar con pulverizadores soluciones de agua con cloro o lavandina.

 

Luego, al llegar los alimentos a los pabellones, los propios privados de libertad realizan un procedimiento similar con el fin de eliminar las posibilidades de que ingrese el virus del COVID-19 al sector penal.

 

“Con el compromiso de siempre, los agentes han redoblado sus fuerzas haciendo hincapié en la prevención, recepción y logística” dijo el director de la Unidad 38, Inspector Mayor Mauricio Castro. Con 14 agentes en diferentes turnos, el grupo de requisa de la U38 tiene en sus funciones la tarea de oficiar de nexo con el afuera a través de la recepción y entrega de mercaderías a los privados de la libertad.

 

“Es un trabajo muy delicado, que requiere compromiso porque estamos pensando en que se entregue la mercadería y a su vez nos estamos cuidando entre todos, respetando el protocolo sanitario emanado por la Dirección del establecimiento” contó Samuel Molina, jefe del Grupo de Requisa.

 

Los datos hablan por sí solos. Desde que se declaró el aislamiento social y preventivo el 20 de marzo o la llamada cuarentena, quedaron totalmente suspendidas las visitas de los familiares a los privados de la libertad que a su vez para cuidarse y cuidar a los suyos han decidido respetar esta medida.

 

Las tareas al momento de recibir mercadería son sumamente exhaustivas, aplicando las medidas sanitarias en su totalidad, esto significa que primeramente el personal debe recibir las mismas con el mameluco, el barbijo, los anteojos protectores y los guantes correspondientes. Una vez descargadas, se procede a efectuar la desinfección de las mismas con agua clorada al 0,2 por ciento dejándolas al aire libre por 24 horas para su posterior entrega efectuando periódicamente desinfecciones de rutina y finalmente la discriminación de la mercadería por pabellón para coordinar las entregas.

 

Además, los penitenciarios que trabajan en los depósitos y en los sectores de cocina de las cárceles implementan un minucioso protocolo de higiene con los alimentos que envían los proveedores.

 

Desde la Dirección de Seguridad de Higiene Alimentaria del Servicio Penitenciario Bonaerense detallaron que los agentes desinfectan toda la mercadería que ingresa al depósito y trapean con un paño húmedo todo lo que sea empaquetado, en tanto que rocían con un pulverizador con agua y lavandina todo lo que viene embolsado.

 

El protocolo establece también que los privados de libertad que colaboran en la elaboración de alimentos ingresan al sector cocina con un cambio de muda dejando en el vestuario la ropa del pabellón, el uso de tapabocas y que los calzados se higienicen en paños húmedos con agua y lavandina.

 

Además, se controla el frecuente lavado de manos con agua y jabón repetidas veces, y se excluye que participen de esas actividades a los internos que pertenecen a grupos de riesgo ante el coronavirus.

 

El protocolo especifica que las instalaciones donde se cocina deben desinfectarse diariamente con agua y lavandina incluyendo pisos, mesadas, cámaras y sector carnicería una vez concluidas las tareas del turno mañana y el turno tarde.

 

Otras medidas que se aplican son: todos los utensilios utilizados luego del lavado se sumergen en agua y lavandina, no se permite el ingreso al sector de personas que no sean del área, se ventilan los ambientes de manera permanente y los presentes mantienen una distancia social.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios