Martes 27 de Octubre de 2020

  • 22.4º
  • Mayormente soleado

INTERNACIONALES

2 de julio de 2020

Mientras el virus avanza en América y Asia, Europa intenta una difícil reconstrucción

El coronavirus rompió este jueves más récords y cruzó nuevas barreras en todo el orbe, de Estados Unidos a Sudáfrica y de India a Bolivia, en medio de un recrudecimiento de la pandemia tras las reaperturas que hace temer una segunda ola de contagios antes de que esté disponible una vacuna. Mientras que en el continente europeo se planean reformas impositivas y reaperturas

Europa, que en los primeros meses del año sufrió las peores consecuencias de la pandemia, enfrenta ahora difíciles procesos de reconstrucción de sus destruidas economías con planes de reformas impositivas, como España, o reaperturas en gastronomía, entretenimiento o turismo, como harán Inglaterra y Gales a partir del sábado que viene.

De todos modos, los países centrales europeos no avanzan en estos planes de reconstrucción económica sin tener un ojo puesto en un eventual rebrote, como es el caso de Francia, cuyo Gobierno pidió a las empresas que prevean diez semanas de stock de barbijos para sus empleados ante una posible segunda ola de la Covid-19.

La destrucción de los aparatos productivos también se verificó en América Latina con consecuencias demoledoras. La Comisión Económica para América Latina (Cepal) indicó hoy que el paro de las actividades provocará el cierre de 2,7 millones de empresas formales, la mayoría de ellas pymes, lo que implicará la destrucción de 8,5 millones de empleos.

Las más afectadas serán las micro y pequeñas empresas, de las que dependen a su vez los sectores más golpeados por las medidas sanitarias para frenar la expansión del virus, como el comercio, los hoteles y los restaurantes, según el nuevo estudio del organismo de la ONU.

En lo que hace al avance del virus y sus consecuencias en muertes y nuevos contagios, EEUU parece demostrar que no tiene techo a la hora de exhibir un fuerte crecimiento de ambos rubros, no ya en Nueva York, que ya superó lo peor de la enfermedad, pero sí en Texas, California, Florida, Arizona y Georgia, entre otros estados.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump, bajo creciente presión por la crisis sanitaria y en un año electoral, dijo que apoya el barbijo y que lo usaría, después de resistirse a hacerlo en público pese a las recomendaciones de su Gobierno.



Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia, ya suma más de 2,68 millones de casos y un total de 128.062 muertes, según la base de datos de Johns Hopkins, que se actualiza de manera permanente.

Desde hace días, el país reporta un promedio de unos 40.000 casos por día, y el máximo epidemiólogo del gobierno, el doctor Anthony Fauci, dijo esta semana al Congreso que el número podría subir a 100.000 por día si no se cambia de rumbo.

En la región, Brasil mantiene la curva ascendente en sus principales ciudades que lo llevó a colocarse como el segundo país del planeta tanto en cantidad de casos (1.448.753) como en muertes (60.632), según la Universidad Johns Hopkins.

A pesar de ello, Río de Janeiro abrió este miércoles sus restaurantes, bares y gimnasios como parte de una desescalada de las medidas de confinamiento.

COMPARTIR:

Comentarios