Martes 24 de Noviembre de 2020

  • 19.5º
  • Un chubasco

LOCALES

5 de julio de 2020

El Hogar de Niñas no puede pagar los sueldos

Se profundizó la situación crítica que venían transitando y por la que pedían la colaboración. Enviaron un nuevo comunicado alertando por la situación y dan cuenta que ya han puesto al tanto a la dirigencia política.

“Hace ya muchos años que el Hogar de Niñas San José lleva con mucho amor, orgullo, trabajo y esfuerzo la tarea de cobijar a niñas en situación de vulnerabilidad. Desde el 24 de noviembre de 1912, fecha en que formó la primera Comisión de la Sociedad de Beneficencia, cuya obra social es la administración de los bienes que a las niñas se les otorgan, este grupo de voluntarios, que ha ido renovándose, trabajan incansablemente con honestidad, dignidad, decencia y caridad”.

“Pero este año 2020, y con más de 100 días de pandemia y aislamiento transcurridos, nos encontramos ante una grave situación: los recursos mensuales bajaron entre un 60% a 70%, ya que el Bingo Magic Star se encuentra cerrado al público desde el mes de marzo y, por ende, su valiosísimo aporte (mensual), dejó de recibirse. En este momento, únicamente contamos con el aporte de becas que realiza la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires, ante quienes hemos planteado nuestras inquietudes, y desde hace más de 100 días, no hemos obtenido ningún tipo respuesta (ni siquiera, respecto de la actualización de los valores que abonan por cada una de las niñas)”.

“Muchos vecinos de Olavarría, que ocupan lugares en la esfera política, fueron puestos en conocimiento de esta preocupante situación: el diputado provincial Cesar Valicenti, la diputada nacional Liliana Scwindt, Federico Aguilera (subsecretario de Minería de la Provincia de Buenos Aires), Concejales de los distintos partidos políticos, Diego Robbiani (secretario de Desarrollo Humano y Calidad de Vida de la Municipalidad de Olavarría), abogados del C.E.C.O. (ya que las empleadas del Hogar están afiliadas a dicho Sindicato), la Dra. Carolina Pelliccioni (quien está al frente del Servicio Local de Promoción y Protección de los derechos del Niño), Cecilia Svampa (Coordinadora del Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño). Ninguno de ellos pudo solucionar o, al menos, conseguir una respuesta del Estado (en todos sus niveles)”.

“Y así estamos, en una situación más que comprometida, ya que de no encontrar ninguna solución, y quedándonos sin recursos para llevar adelante la Institución, deberemos cerrar las puertas del Hogar, después de más de 100 años de existencia”.

“Y no es abandono de persona, como alguien dijo por ahí. Es un Estado que no se responsabiliza en mantener con vida un Hogar al que llegan niñas de 0 a 14 años. Lo demás se lo otorga esta Sociedad de Beneficencia, junto con todos los vecinos de Olavarría, a quienes tenemos mucho que agradecer, INFINITAMENTE, porque siempre de una u otra forma nos ayudan en nuestra tarea. Un clarísimo ejemplo fue la última campaña que realizamos, donde nos sorprendimos enormemente debido a la gran cantidad de donaciones recibidas: a nuestras niñas nos les falta absolutamente nada. Pero no tenemos el dinero para pagar los sueldos; y bajo ningún punto de vista, pretendemos que la comunidad los pague, cuando en realidad es obligación del Estado solucionar este problema TEMPORAL (hasta que el Bingo abra sus puertas nuevamente y comience a depositar, según el convenio firmado oportunamente, a través del Instituto Provincial de Lotería y Casinos del la Provincia)”.

“Nosotros como comisión, además de administrar el escaso dinero que nos llega, (becas de la Provincia, aporte mensual del Bingo y un subsidio Municipal), trabajamos mucho para que las niñas tengan cariño, un hogar confortable, luz, calefacción, un edificio en condiciones, su traslado a las distintas actividades que desarrollan, salud, educación, atención psicológica, el festejo de sus cumpleaños, una correcta y variada alimentación, actividades sociales, culturales y deportivas, y todo lo que hace a una buena enseñanza y aprendizaje”.

“¡Gracias a todos los que, de una u otra manera, se ofrecen a ayudarnos!”

“Siempre nos hemos sentido muy apoyados en nuestra tarea. Y ojalá que este difícil momento sea en un futuro solo una anécdota, y no el fin de 108 años de trabajo y voluntariado”.

COMPARTIR:

Comentarios