Jueves 22 de Octubre de 2020

  • 10.1º
  • Un chubasco

LOCALES

1 de octubre de 2020

El Sindicato de Municipales apoya el reclamo de los enfermeros

Enviaron una gacetilla a los medios fijando posición en torno a los trabajadores de la salud y la pandemia. Repudian la represión que sufrieron en la Ciudad de Buenos Aires. Todos, “desde su lugar, son imprescindibles”, manifiestan.


La atención sanitaria de la pandemia reveló el carácter esencial, imprescindible y no siempre reconocido de sus trabajadores públicos en los distintos servicios; especialmente de aquellos que se encuentran en la primera línea de resistencia al avance de la enfermedad que asola al mundo entero, cuando ésta demanda la atención de sus situaciones más críticas: los trabajadores de la salud.

Ellos representan y simbolizan el conjunto de los equipos de trabajadores estatales y en general, la importancia del compromiso de ese Estado expresado en políticas, recursos y trabajadores de todas sus áreas. Es por eso que acompañamos solidariamente el reclamo específico de los enfermeros como ejemplo y que se manifiesta por estos tiempos en distintos espacios, cada uno con sus reivindicaciones. Y cuando el reclamo libremente expresado con movilización es reprimido para acallarlo, como ha sucedido en CABA, manifestamos NUESTRO REPUDIO TOTAL.

Desde nuestro lugar, como siempre, bregamos por las mejores condiciones salariales, óptimas condiciones de trabajo y reconocimiento de las consecuencias personales por la atención incansable de la pandemia.

Y en este sentido, desde la focalización en la prestación de salud para estos tiempos acuciantes, ampliamos nuestro compromiso de defensa de sus derechos, de su dignidad y necesidades, con todos los trabajadores del estado municipal representados por este gremio.

Nuestro principio es la valoración del sentido profesional de todos los servidores públicos y una conciencia de pertenencia a un conjunto donde nadie convierta en estratos de privilegio ninguna función sobre otra. Cada uno, desde su lugar, es factor imprescindible que debe sentirse orgulloso de participar con su cuota en el conjunto del servicio público y por extensión en todo el mundo del trabajo.

En nuestro medio, la distinción no supone sectarismos ni supremacías. Sí, complemento y solidaridad donde cada cual tenga a su profesión o especialidad como vital función en el colectivo, valorarla y ostentarla con orgullo.

Cada uno en su puesto es bastión inexpugnable donde las demandas de la comunidad encuentran un servicio satisfactorio y ofrecido con pretensiones de excelencia. Un andamiaje que es nuestro deber defender frente a cualquier desconocimiento o indiferencia y de cuya solidez da cuenta la confianza que se tiene en la respuesta que nuestros compañeros dan cada día a las exigencias de su trabajo.

Estamos de pie frente al avasallamiento de los derechos de los trabajadores que representamos y ante a la pandemia, por el reconocimiento de su gran esfuerzo. Lo hacemos como un imperativo frente a la comunidad que recibe el beneficio de nuestra tarea.

COMPARTIR:

Comentarios