LOCALES

18 de noviembre de 2012

El Pampa Solar reafirmó su solidez en el desierto: habría clasificado a la final

En la tercera etapa de la Carrera Solar Atacama, marcada por caminos más veloces pero también peligrosos, el equipo Pampa Solar de la Facultad de Ingeniería de la Unicén logró mantenerse entre los cinco vehículos de toda la competencia que no recibieron asistencia para completar cada recorrido, indispensable para clasificarse como finalistas.

Todavía la organización de la carrera no dio a conocer oficialmente los puntajes ni los tiempos de los equipos. Aun así, el conjunto argentino mantendría la cuarta posición, con la expectativa de poder avanzar a un lugar del podio en el último día de carrera.

La tercera etapa se largó desde Calama y los vehículos debieron recorrer un total de 135 kilómetros hasta la localidad de Baquedano, sólo con un puesto de control a mitad de camino y sin enlaces. La particularidad de estos tramos, específicamente en torno a la autonomía, requirió que el Pampa Solar hiciera una ajustada utilización de su energía para poder completar el itinerario a la mayor velocidad posible, sin tener que detenerse ni ser remolcado.

A diferencia del resto de sus competidores, el auto argentino es el único que no incluye una tracción con pedales asociada a la energía entregada por los paneles solares, sino que apuesta a otro mecanismo, donde los pedales activan un generador que colabora con un porcentaje de la energía que las celdas solares entregan a la batería, pero sin una tracción mecánica efectiva. Esta característica, que lo acerca naturalmente al espíritu de un auto solar puro, requiere de un gran balance energético para poder hacer el recorrido previsto.

Este domingo se realiza la última etapa de la competencia, donde vehículos híbridos y autos solares llegarán a la meta en Humberstone desde puntos distintos. La categoría Desafío Solar Atacama partió a las 9 desde la Salitrera Chacabuco, mientras que La Ruta Solar inició su recorrido desde Quillahua, en el límite entre las regiones de Tarapacá y Antofagasta, a la misma hora. En total, son más de 350 kilómetros de recorrido.

Instalados desde la noche del sábado en Antofagasta, el equipo de la Facultad de Ingeniería reacondicionó detalles menores del auto para encarar la última jornada de carrera, que volverá a poner a prueba todo el trabajo realizado durante meses, el esfuerzo para participar en el desierto chileno de Atacama como único representante argentino, y la apuesta inalterable de enfrentar estos desafíos con vehículos impulsados con tracción eléctrica.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios