Martes 28 de Septiembre de 2021

EDUCACIóN

22 de julio de 2021

Docentes de la Unidad 38 hicieron un balance del primer cuatrimestre

En el inicio del receso invernal, Mariel Lasso, Directora de la Escuela Primaria N° 701, Ezequiel Maitini, Director del Cens N° 455 y la Magister Analía Umpiérrez, coordinadora del Programa de Educación en Contexto de Encierro (PECE) que se desarrolla en el Centro Universitario “Manuel Belgrano” de la Unidad 38 y otras dependencias carcelarias, analizaron los primeros cuatro meses de clases y son optimistas con un regreso semi presencial escalonado y a través de burbujas, en caso de que desciendan los contagios

“La inscripción es el primer acto de inclusión educativa y de esa manera garantizamos el acceso a la educación, especialmente en contextos de encierro. Mediante reuniones institucionales utilizando las plataformas Zoom y Meet, se realizó la organización pedagógico-didáctica de la matrícula para los tres escenarios posibles: presencialidad completa, semi presencialidad/combinada y continuidad pedagógica no presencial” contó Lasso.

 

Para Maitini “en este primer cuatrimestre se siguió implementando la modalidad pedagógica través de cuadernillos con la particularidad de que este año, además de mantener la continuidad 2021, tuvimos que hacer un acompañamiento de las trayectorias no alcanzadas de los alumnos 2020, tal como lo dispuso el Ministerio de Educación”.

 

En lo que respecta al Nivel Universitario, Analía Umpierrez destacó que “se equipó el aula con Internet y algunos dispositivos electrónicos como televisor para poder ver las clases virtuales. Se hicieron tutorías y cursos de extensión: cine, narrativas, alfabetización. Los estudiantes de diferentes carreras están alfabetizando por los pabellones y por octavo año consecutivo estamos por radio Universidad 90.1 con el Programa Telarañas, perteneciente al taller de radio”.

 

Hay un protocolo generado en conjunto por el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Educación con pautas obligatorias y orientativas para la organización institucional y pedagógica de los establecimientos educativos. A partir de estas premisas se procura la mayor presencialidad posible en el marco de las políticas de cuidado.

 

Asimismo, las instituciones educativas articularán con las Unidades sanitarias de cada establecimiento carcelario, un referente del equipo de salud para organizar la vigilancia epidemiológica de Covid-19 en el ámbito escolar, el objetivo es hacer un seguimiento de los casos sospechosos, diagnósticos, identificación, aislamiento preventivo y seguimiento de contactos estrechos.

 

“Por el momento esta es la forma de llegar a nuestros alumnos, como equipo de gestión junto con el resto de los docentes la idea es volver después de las vacaciones de invierno, tal vez con una semi presencialidad alternada con burbujas, pudiendo los alumnos estar en contacto con los docentes” -sostuvo Lasso y agregó- “se fortaleció el vínculo con los Coordinadores Educativos del SPB lo que incide directamente en la entrega y posterior recolección de actividades de los alumnos”.

 

Maitini dijo que “no es fácil llevar adelante una continuidad pedagógica en pandemia y en contexto de encierro, son muchas materias y profesores, se imprimen los trabajos, el preceptor arma los cuadernillos con los trabajos de los docentes por año. Una vez que los alumnos realizan las tareas, los cuadernos vuelven, se desarmen materia por materia, se corrigen y se envían para completar o reforzar algún conocimiento”.

 

Finalmente Umpierrez destacó que “para el segundo cuatrimestre pensamos mantener la misma dinámica, todavía se habla de virtualidad, no sabemos en qué momento podremos ingresar, desde la Universidad se habla de un formato híbrido, no sabemos en este sentido cómo lo vamos a poder combinar desde el Pece, pero lo importante es que hemos avanzado con las carreras, ha habido exámenes, estudiantes que rindieron finales, que aprobaron cursadas, por lo tanto es un balance positivo en este segundo año de pandemia”.

 

En cuanto a las medidas sanitarias, las pautas incluyen un conjunto de protocolos relativos a la infraestructura edilicia, la limpieza y desinfección de los establecimientos educativos, la actuación ante un posible caso de COVID-19, la adecuada ventilación, que deben ser implementadas según las características de las regiones educativas, de los distritos y de cada establecimiento educativo. El regreso seguro a clases presenciales se llevará a cabo desde una mirada institucional integral y de conjunto entre Educación y SPB mediante mesas de cogestión, que respete la premisa de presencialidad cuidada, teniendo en cuenta que tanto la dimensión pedagógica, la sanitaria como la socio-afectiva son claves para el desarrollo de la subjetividad. A partir de estas premisas, la planificación del regreso a clases presenciales incluye al conjunto de estudiantes, procurando la mayor presencialidad posible en el marco de las políticas de cuidado.

COMPARTIR:

Comentarios