Viernes 27 de Mayo de 2022

LOCALES

Nacieron tres pecaríes de collar en el Bioparque

Olavarría se encuentra incluida en el Programa de Conservación, que busca aumentar la biodiversidad de las poblaciones naturales que desaparecieron por la cacería y los desmontes.

El Bioparque Municipal “La Máxima” celebra el nacimiento de tres crías de  pecarí de collar, que se incorporan al programa de conservación de esta especie.

 

Los animales están bajo el cuidado de Walter Navarro y Carlos Arena, el encargado de Bienestar Animal Matías Graciarena y los médicos veterinarios Horacio Grand y Lararoudé Federico.

 

El Programa de Conservación del Pecarí de Collar se desarrolla desde hace años, en alianza con  Rewilding Argentina  anteriormente CLT (Conservation Land Trust) y otras reservas y bioparques de la provincia de Buenos Aires, como la Reserva del Tigre y Granja Los Pibes en Tandil, el Bioparque La Plata y el Ecoparque América, contando con el apoyo de la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires.

 

El pecarí de collar es uno de los principales frugíferos silvestres del norte argentino, que cumple un rol ecológico  en la regeneración de los bosques, por su función de dispersores de semillas. Además son piezas claves, como presas, en la cadena alimenticia, para que la liberación del yaguareté sea exitosa. Allí radica la importancia de trabajar en su conservación  y ese es el compromiso asumido en el Bioparque Municipal “La Máxima”, desde el 2018.

 

El Pecarí de Collar es un eslabón indispensable en el ecosistema del Iberá. Este  programa busca aumentar la biodiversidad de las poblaciones naturales que desaparecieron de la provincia de Corrientes por la caza indiscriminada,  la modificación y destrucción del hábitat.

 

La reintroducción del pecarí de collar comenzó en 2016 y fue en el año 2018 que el Bioparque aportó los primeros animales a este programa, en lo que fue la reincorporación más grande, que se llevó adelante desde nuestra institución; en el 2020 se volvió a incorporar una piara para reintroducción y actualmente se trabaja en dos etapas.

 

La creación de tres núcleos reproductivos que mantengan diversidad genética entre sí y la adaptación de una piara para su reintroducción en diversos grupos poblacionales, dispersos en las diferentes áreas del Iberá, las cuales serán  monitoreadas por cámaras trampas  para verificar su estado físico, los sitios que usen y el nacimiento de crías en el futuro.

 

El pecarí de collar es un mamífero sociable que vive en grupos de hasta 30 ejemplares. A través de un programa de reintroducción de la fundación Rewilding Argentina, volvió al Iberá en núcleos poblacionales dispersos por diversas áreas.

 

“Varios testimonios indican que la presencia del pecarí de collar (Pecari tajacu) era frecuente en los bosques de la provincia de Corrientes, como lo señalan los escritos del explorador francés D’Orbigny hacia 1820. Luego la especie desapareció, principalmente por la cacería y los desmontes”.



COMPARTIR:

Comentarios