Viernes 25 de Septiembre de 2020

  • 14.7º
  • Lluvia

LOCALES

4 de junio de 2020

Nota de Opinión: Día del Medioambiente

Foto: Luxt Design

El mismo se conmemora este viernes 5 y desde el COPEBO, a cargo de ex concejal Marcelo Latorre, se expresaron relacionándolo con la actual pandemia.

Restaurar los ecosistemas que dañamos serán los principales desafíos después de esta pandemia, para que recuperen su funcionalidad. Todas las especies cumplen roles y funciones dentro de sus hábitats.

Deberíamos  interactuar y recuperar las  especies nativas de árboles  en los lugares depredados. La Ley de Bosque en Argentina se debe cumplir y los gobernadores de cada provincia  son responsables directos.

  Siempre con la excusa de crear empleos mal remunerados  y reactivar la economía,  este modelo ha tenido  voracidad de ganancias; la  economía mundial  busca acabar con la salud humana y con todos los recursos naturales del  planeta.

 Deberíamos  tener un equilibrio para potenciar la economía y cuidar el medio ambiente.  Poner fin al extrativismo  de la megamineria en forma irresponsable, vemos como a los pueblos se les ha expropiada su naturaleza, por otro lado  la desforestación a través del desmonte está provocando ciclos de inundaciones y de sequias, cambios climáticos  y salinización de las aguas.

El  fracking genera la emisión de gases contaminantes,  provoca la degradación de las aguas subterráneas debido a los flujos incontrolados de gas o fluidos, la fuga de fluidos de fracturación el  vertido de aguas residuales. Y por último analizar la dispersión  de fumigación con  agrotóxicos, que  producen impactos crónicos sobre la salud humana, traduciéndose en alergias, problemas respiratorios  y neurológicos, malformaciones congénitas, abortos espontáneos, cáncer o la muerte según los informes de la sociedad Argentina de Pediatría. Hoy debemos adoptar  un enfoque  que aplique un modelo de extensión desde la agroecológica en todos los sistemas productivos.

Más de 1 millón de especies de plantas y animales en el mundo  están desapareciendo.  Entramos a los ecosistemas y rompemos su equilibrio, con el  avance  de fronteras agropecuarias con sobreexplotación de los suelos y alteración de su hábitat, con las construcciones de represas y caminos inadecuados, con la contaminación de los cursos de aguas.

Necesitamos políticas públicas sostenidas, donde se protejan los suelos y se visibilice el  abandono abusivo de la explotación de los recursos naturales,  para comenzar a restauración de territorios degradados.

Tenemos hoy un fuerte desequilibrio de los ecosistemas. El  60 por ciento de los océanos están contaminados.

Más de  100 millones hectáreas de bosques tropicales han sido  arrasadas en la ultima 7 década.
 La pérdida de Biodiversidad debe ser abordada  como nuevo desafío para  rever el modelo de consumo.

Las actividades comerciales e industriales del hombre retomaran el ritmo  que llevaban  hasta antes de la pandemia.  Debemos   reemplazar  este modelo de  producción y consumo, por uno que respete la naturaleza y la diversidad.

La ciencia relaciona la perdida de la Biodiversidad con la aparición  de nuevas pandemias. Cuando se rompe el equilibrio de un ecosistema, aumenta las posibilidades que el virus de una especie, cruce la barrera o infeste a otras especies y al ser humano.

¿Qué vamos hacer después de la pandemia con nuestras prácticas de extracción?  ¿Qué vamos a consumir? Serán los grandes desafíos que debemos afrontar en los próximos tiempos.  

La construcción y los aportes de  soluciones deben tener un  abordaje federal  e interdisciplinario, tenemos hoy un Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con un equipo de profesionales con conocimientos que están implementando políticas con proyectos de innovación y nuevas tecnologías para promover desarrollo sustentable y alcanzar patrones de producción y consumo bajos criterios de sostenibilidad.

Pero a su vez observamos, que  con urgencias se deben  proponer  soluciones que  el país necesita ya, para mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes.   Por ejemplo el tema de los  residuos, más  5000 basurales a cielo abierto en Argentina.  Deberemos  considerar a los recursos que pueden volver a la industria, y  generar trabajo, contaminar menos, y reducir gastos para los  municipios. La separación en origen, comportar, reducir, rechazar, reutilizar, reparar y reciclar serán las alternativas para eliminar los basurales que están infectando los suelos y las napas freáticas.

El  Medio Ambiente no tiene color político, pero si tiene ideología. Lo Ambiental  tiene  que ver con todo, por eso que es el gran tema transversal a trabajar en este nuevo gobierno. El Desafío provocara un cambio.

 Sin dudas que la Educación Ambiental será  fundamental en los próximos años. La inversión y el cuidado intensivo tienen que llegar no solo en zonas protegidas sino  para otras áreas como por ejemplo la educación formal en todo el territorio. En los contenidos curriculares, para todos los niveles. Los  Concejos federales deben  poner  en discusión los contenidos curriculares orientados a mejorar y concientizar una mejor calidad ambiental.

Los jóvenes tienen una fuerte  vocación y conciencia ambiental, a su vez una concientización generalizadas con hábitos propios.  Hay que  pasar a la acción. Basta de simposios, congresos y  cumbres  que no dan respuestas; las sociedades necesitan de herramientas para implicancias de ejecuciones de proyectos inteligentes que erradiquen la pobreza y sostengan el ambiente.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios