Lunes 21 de Septiembre de 2020

  • -1.2º
  • Soleado

LA REGIóN

14 de noviembre de 2012

Móccero alerta sobre la posibilidad que los secuestros se repitan en otros lugares

El intendente de Coronel Suárez, Ricardo Móccero, sostuvo que se investiga si hay mas “pastores” o personas como Jesús Olivera y Estefanía Heit, acusados de haber mantenido secuestrada a Marisol Molina durante 3 meses. En diálogo con Vorterix, Móccero resaltó la actuación de la Policía Comunal y manifestó que espera que la Justicia sea igual de rápida.


Agregó que por los dichos de Marisol, siempre fueron Olivera y Heit los delincuentes, sin la participación de otros.

Añadió que nunca salió de la vivienda, más que a limpiar el patio del lugar.

Por otro lado, presentó su preocupación porque considera que no es un hecho aislado. Siempre según los dichos de la víctima, Móccero confió en que Marisol denunció que le decían que la iban a entrevistar con pastores de otras provincias y distritos bonaerenses.

Si bien dijo que no sabe si esto es cierto, afirmó que debería investigarse esta aberración, no como un hecho aislado, sino en toda la provincia y el país.

Móccero calificó a Heit, como una persona bipolar con doble personalidad. Y puso como potencial móvil del delito, el dinero resultado de una venta de una propiedad de Molina.

Dijo que por un lado muestra una personalidad solidaria y por otro lado, con su propio celular filmaba las vejaciones que su marido le hacía a la secuestrada.

Añadió que la casa fue alquilada por Heil, antes de casarse con Olivera y que nadie lo puede creer aún en Coronel Suárez.

Expresó que todo lo secuestrado fue visto por policía y fiscales y enviado a la sede de la UFI 14 en Bahía Blanca.

Subrayó que el móvil podría ser un dinero de Molina que cobraron Heit y Olivera, ya que después de llevarla al banco comenzaron los tormentos.

Por último, el intendente aclaró como los secuestradores tranquilizaban a la familia de la víctima.

Señaló que le agarraron el celular a Molina y enviaban mensajes de texto a la madre diciendo que estaba bien y también la obligaban a escribir correos electrónicos.

Nunca, según Moccero, le revelaron a la familia que ella estaba en Coronel Suárez.

La actualidad judicial del caso indica que la periodista se negó a declarar ante las titulares de la Fiscalía 14 de Bahía Blanca, y se esperaba que Olivera tomara la misma opción.

Se descuenta que ambos continúen detenidos hasta que puede pedirse la prisión preventiva.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios