Martes 11 de Mayo de 2021

DEPORTES

1 de mayo de 2021

Cumple 80 años la primera cancha de golf de Estudiantes

El 1° de mayo de 1941 el esfuerzo de un grupo de socios del CAE dio sus frutos: se inauguraron los 5 hoyos en el predio de La Isla. Luego de 80 años, Emilio Incaurgarat, presidente de la institución y Remo Calahorrano, presidente de la subcomisión de esta disciplina, rememoran lo vivido y destacan el presente deportivo.

Entrevista: Prensa CAE

Acceso a Fotogalería

Cuando se habla del golf en Estudiantes pocos saben o recuerdan cuál fue la semilla que terminó por dar forma a una idea que terminó constituyéndose en un punto de referencia para este deporte a nivel provincial y nacional.
Todo comenzó en agosto del año 1940, con un proyecto que fue puesto en marcha por un grupo de hombres y mujeres asociados al club de aquel entonces. Entre ellos se encontraban Carlos Lanardonne, Antonio Cambaceres, José Bayley, Tomás Baines, Carlos Stuart, María E. Gigoni Zapiola, José V. Marino, Manuel Díaz Marín, Manuel Guitarte, América A. de Guitarte y Luisa B. de Carpi, entre otros.

Sobre las 12 hectáreas de terrenos de La Isla, que por aquel entonces pertenecían a Estudiantes, los ingenieros Baines y Stuart diseñaron el plano de la ubicación de la cancha de 5 hoyos que, luego de mucho trabajo, se inauguró el 1 de mayo de 1941. Se cuentan anécdotas de la época entre golfistas y caddies, como la que recuerda cuando los jugadores se subían a canoas en el viejo embarcadero del Club Estudiantes y navegaban 4 kilómetros por el Tapalqué para llegar a jugar.

Pero los links en este predio duraron sólo 9 años, debido a las dificultades para el mantenimiento y la accesibilidad al lugar. El 1° de mayo de 1950 se inauguraron los primeros 9 hoyos de la actual cancha de golf del club, a 12 cuadras de la plaza central y, en 1967, se sumaron los segundos 9 hoyos que completaron los actuales 18, diseñados en ambas márgenes del arroyo Tapalqué.
Las canchas de Estudiantes fueron y son actualmente una cuna y un anclaje importante de golfistas que han conquistado campeonatos nacionales, tales como Raúl Travieso, Francisco Bidé y Alan Wagner, entre otros.

Es por eso que hoy, cumpliéndose 80 años de la primera cancha, el presidente del Club Atlético Estudiantes de Olavarría, Emilio Incaurgarat junto con Remo Calahorrano, presidente de la subcomisión de golf, cuentan sus experiencias, balances y satisfacciones. Los hombres del club repasan todo lo transitado durante todo este tiempo y rememoran la inauguración de la primera cancha de golf, aquel evento deportivo que marcó un camino dentro de la disciplina y que fue el puntapié inicial para la formación de caddies y golfistas a nivel local.

¿Qué balance pueden hacer de estos 80 años de la inauguración de la primera cancha de golf en Estudiantes?

Remo Calahorrano: El balance es sumamente positivo, por el hecho de estar celebrando 80 años y tiene que ver con la capacidad de este club de sostener todas las disciplinas en general, pero específicamente las canchas, este campo de golf, este Club House con las condiciones que tiene, con el reconocimiento que sigue teniendo a nivel provincial y nacional.
Debemos reconocer y mencionar a quienes se han comprometido como dirigentes y han pasado a lo largo de los años y que pudieron sostener y proyectar cada una de las actividades aquí. Estamos cumpliendo 80 años, pero estamos mirando mucho hacia adelante.

Emilio Incaurgarat: Es mi deseo felicitar a la sección del golf, a todos los que están y los que pasaron, tanto referentes como socios. Ésta ha sido una de las disciplinas individuales que ha sido fortalecida en esta pandemia debido a que se trata de una actividad al aire libre en un espacio amplio. Al recorrer las instalaciones en cualquier horario hay gente jugando y esta posibilidad a los dirigentes nos pone contentos.
Tengo un enorme agradecimiento al club, a la disciplina y a todos los dirigentes y socios que hacen que Estudiantes siga poniéndose fuerte. El golf fue el primer lugar al que vine a los 11 años. Me sirvió para estar y sociabilizar porque yo venía del campo. Quiero remarcar que esto es un esfuerzo de mucha gente a través de los años, si no, estas cosas no sucederían.

¿Quiénes han dejado sus huellas en el golf de esta institución?

Emilio Incaurgarat: Tratamos de no abanderarnos de haber colaborado en algo específico o quedarnos con algún año o una época específica, uno lo hace con el afán de colaborar simplemente aquí. En lo deportivo tenemos muchos capítulos para llenar, yo lo que quiero transmitir es que hemos tenido la posibilidad, a través de lo dirigencial y las distintas secciones, de terminar de unir al club, para que sea una gran familia y que no haya ningún tipo de barreras.

¿Cómo es el presente de la actividad, en cantidad de socios, la actividad diaria, los torneos y escuelas de mayores y menores?

Remo Calahorrano: A lo largo del tiempo han cambiado algunas circunstancias y hoy el golf es un lugar receptivo de gente, más allá del contexto de pandemia. Lo de ser una actividad que se realiza al aire libre hoy está a nuestro favor y, últimamente, hemos aumentado el número de socios. Las condiciones en las que la gente se puede acercar a jugar al golf están muy al alcance.
La realidad es que se está acercando mucha gente a jugar. Hay una enorme cantidad de socios de años y hoy puedo darme el gusto de jugar con ellos en la cancha. Han pasado los años y el reencuentro con la gente lo disfruto igual que siempre y ayuda a pensar para adelante.
La escuela de mayores es un servicio que el club da, y sirve durante un período para que la gente venga, se acerque, pruebe y vaya aprendiendo. El golf requiere de cierta práctica para poder jugar, disfrutándolo.
Hoy en día se observan las canchas con alrededor de 50 socios jugando, las personas vienen a tomar clases dos o tres veces por semana, la mayor parte de la actividad está con bastante movimiento.

Emilio Incaurgarat: Una de las ventajas del golf es que no importa la edad que tengas para poder jugarlo. Contemplando este deporte se observa cómo se mezclan dos o tres generaciones que uno conoció en su época de joven. Esta disciplina te da esa posibilidad, que en un día lindo, en un horario concertado, podés venir a jugar los hoyos que desees y la pases bien con personas de diferentes edades, y eso es impresionante.

¿Cuáles son los proyectos de cara al futuro?

Remo Calahorrano: Actualmente hay un grupo de entre 15 y 20 menores, adolescentes, que ya están en edad y listos para la competencia. Reciben apoyo de la subcomisión para su práctica y están participando de torneos regionales, incluso a nivel nacional, y el proyecto va en ese sentido de cara al futuro.
La escuela de menores, de 6 a 12 años, es nuestro semillero y buscamos alimentar la base permanentemente. Generar oportunidades forma parte de la mirada y la función social que cumplen los clubes. En este sentido, acá hay actividad continuamente.

COMPARTIR:

Comentarios