Martes 7 de Diciembre de 2021

LOCALES

26 de octubre de 2021

Se inicia la temporada de reptiles

Tras la época de hibernación y con el aumento de la temperatura. Apareció una falsa yarará y fue traslocada en la Reserva Natural.

Iniciada la primavera, con la extensión de los días y el aumento de la temperatura, comienzan a encontrarse diferentes reptiles, que están saliendo de la etapa de hibernación, que se inicia en el otoño e invierno.

 

En esta estación aparecen los reptiles en Olavarría, podemos encontrar encontrar lagartos overos, culebras y  víboras de importancia médica, yararás grande y ñata, que en el Partido se encuentran en el cordón serrano del sistema de Tandilia, nuestra zona serrana donde son endémicas.

 

Tras la aparición de una falsa yarará (Xenodon dorbignyi) en la zona urbana de la ciudad, desde el Bioparque Municipal “La Máxima” se trabajó en todo el proceso de identificación y reintroducción al ambiente natural.

 

Específicamente, este animal fue traslocado a la Reserva Municipal Natural Urbana.

 

“El encuentro de reptiles por parte de vecinos está comenzando a tomar valor de conservación, ya que estos animales pueden ser identificados, nos dan curiosidad, pueden generar vínculos significativos y en caso de miedo o desconocimiento ya no es necesario lastimarlos. Pueden ser  traslocados a otros ambientes donde puedan encontrar refugio y alimento”, indicó Flavio Maldonado, director del Bioparque Municipal “La Máxima”.

 

El valor que tienen estos animales para la conservación se da por su rol ecológico en el ecosistema, algunas especies controlan poblaciones de roedores, que son sumamente prolíficas y sin esos adecuados frenos naturales, causarían notables perjuicios a la vegetación en general y, particularmente, a los seres humanos, ya que transmiten enfermedades zoonóticas como las producidas en el sur argentino.

 

“A medida que la ciudad se ha expandido también han proliferado los sitios con basura donde los roedores encuentran alimento y pueden reproducirse, esto atrae a sus depredadores como las serpientes”, indicó.

 

No obstante sabemos que cuando una persona y una serpiente se encuentran, lo normal es que esta última trate de pasar desapercibida o escapar si se le da la posibilidad.

 

Por lo general, las serpientes sólo muerden cuando son pisadas o apresadas, cuando se ven sorprendidas por un movimiento repentino y no pueden huir o cuando no se hace caso a su posición defensiva y la persona se acerca demasiado superando el umbral defensivo del ofidio.

 

Generalmente, sale a cazar cuando cae la tarde, que es la hora en la que abundan sus presas favoritas, los roedores -lauchas de campo, ratas conejo, ratas coloradas y cuises pampeanos, por lo que es una hora en la que debiéramos extremar las medidas de prevención.

 

Sabemos por experiencia que resulta peligroso atravesar áreas poco conocidas (pajonales, bosques, selva, zonas inundadas, etc.), especialmente por la noche, así como trepar por rocas o árboles,  caminar en zonas donde puedan ser poco visibles por la presencia de hierba alta, desniveles en el terreno u oquedades.

 

Otra práctica de riesgo es introducir las manos en huecos de árboles, cuevas, nidos o fogones abandonados, levantar piedras o troncos sin tomar los recaudos necesarios, así como intentar cazar o tomar serpientes con las manos cuando parecen muertas. Es peligroso hostigar a una serpiente o manipularla.

 

Aclaramos que si un ejemplar venenoso nos muerde es imprescindible el tratamiento médico y aunque la acción del tóxico no pone en riesgo la vida del accidentado de manera inmediata, se hace urgente la necesidad de recurrir al uso de la antitoxina específica, con la mayor premura concurriendo a un centro de salud próximo.

 

En el Bioparque se realizan charlas educativas que permiten conocer a los reptiles y  perder el miedo a estos animales que despiertan fascinación y pánico al mismo tiempo.

 

Dejamos algunas preguntas comunes que hemos detectado en las charlas educativas y brindamos una respuesta:

 

 

 

¿Qué pasa si es un ejemplar venenoso?

 

Aclaramos que si un ejemplar venenoso nos muerde es imprescindible el tratamiento médico, y aunque la acción del tóxico no pone en riesgo la vida del accidentado de manera inmediata, se hace urgente la necesidad de recurrir al uso de la antitoxina específica, con la mayor premura concurriendo a un centro de salud próximo.

 

¿Qué hacer si encuentro un animal?

 

Ante la presencia de animales silvestres, la recomendación es no hacerles daño y comunicarse inmediatamente al 103 Defensa Civil o al 100 Bomberos Voluntarios de Olavarría o al 423211 Bioparque “La Máxima”, tratando de no perder de vista el ejemplar y no tratar de capturarlo, por el riesgo que esto implica tanto para el animal como para las personas que intentan manipular los mismos.

 

Precauciones a tomar en  áreas donde se encuentran ofidios, aconsejamos:

 

No salir al campo sin zapatos y ropa adecuada: Para caminar por el pasto alto o en la maleza lo mejor es llevar pantalón de loneta, con botamanga ancha, botas altas de cuero o goma gruesa por debajo de los pantalones, o usar polainas.

 

No acercarse a las serpientes. Si no es posible alejarse a tiempo, abstenerse de hacer movimientos bruscos.

 

No tocar nunca a una serpiente, ni siquiera aunque parezca muerta. Algunas se quedan inmóviles para que no las ataquen.

 

Tener precaución al atravesar áreas poco conocidas (pajonales, bosques, zonas inundadas, sendas, etc.), es recomendable hacerlo acompañado por perros lugareños (animal centinela).

 

Cuando se va a realizar una actividad en un área ofidiógena, informarse sobre las serpientes venenosas locales consultando con alguien conocedor. Aprender a distinguirlas y enterarse de dónde pueden encontrarse. La mayor parte de ellas vive a nivel del suelo en cuevas, bajo rocas, troncos o arbustos.

 

Tomar mayores precauciones por la noche, ya que es entonces cuando desarrollan su mayor actividad muchas serpientes.

Indicar a los niños que no anden descalzos, que preferentemente lleven botas y que lleven una linterna cuando salgan por la noche (siempre es preferible que no salgan).

 

También recomendarles que no hostiguen a ninguna serpiente.

 

Los niños pequeños deben ser llevados en andas al atravesar zonas con potencial presencia de ofidios.

 

En zonas con ofidios, colocar en las aberturas de las casas alambre tejido o similares a fin de impedir la entrada de los ofidios al domicilio.

 

No levantar piedras o troncos con las manos desprotegidas, ni meter la mano o el pie en agujeros del terreno, en huecos de árboles, cuevas, nidos y fogones abandonados. Antes de pasar sobre un tronco o roca examinar bien el otro lado por si hay serpientes y, si es posible, tantear con un palo.

 

Mantener el espacio peridomiciliario con pasto corto, libre de malezas y residuos que puedan atraer roedores que constituyen uno de los alimentos de los ofidios.

 

No dormir en el suelo. Durante el sueño la persona podría colocarse sobre una serpiente al cambiar de postura, ya que las serpientes podrían acercarse guiadas por el calor corporal.

 

Deben protegerse los predadores naturales de los ofidios venenosos (aves rapaces, algunas culebras) puesto que constituyen efectivos controles biológicos que evitan un desmesurado aumento de su población.

 

En zonas con ofidios, colocar en las aberturas de las casas alambre tejido o similares a fin de impedir la entrada de los ofidios al domicilio.

 

Charlas de ofidismo

 

Por último se informa que desde el Bioparque se brindan charlas de ofidismo a Instituciones educativas y de la sociedad civil durante todo el año.

 

Charlas de educativas de reptiles “La Revolución del Huevo” donde se abordan las siguientes temáticas: características generales de los reptiles, clasificación: escamosos (serpientes, culebras y lagartos), testudines (tortugas) y crocodrilia (cocodrilos, caimanes y gaviales), aspectos biológicos: tipos y formas de reproducción (ovíparos, vivíparos y ovovivíparos), alimentación.

 

También se abordarán temas conceptos referidos al mascotismo y tráfico de reptiles, ofidismo, características de los reptiles venenosos, reptiles autóctonos, conservación y preservación de las especies y sus hábitats, características de los animales que les permiten vivir en diferentes ambientes (adaptaciones), impactos ambientales, causas y consecuencias de la pérdida o disminución de la biodiversidad y colaboración con el Instituto Malbrán.

COMPARTIR:

Comentarios