Martes 4 de Octubre de 2022

LOCALES

22 de agosto de 2022

La familia Risueño y sus 42 años de trayectoria en el comercio

Funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Económico del Municipio visitaron Kiosco Savoy.

El secretario de Desarrollo Económico Julio Cesar Valetutto, junto a la subsecretaria de Empresas e Inversiones Emilia Díaz, visitó a los propietarios del Kiosco Savoy.

 

Carlos Risueño y su esposa Graciela llevan 51 años de casados. Ambos nacidos en Laprida, llegaron a Olavarría en búsqueda de trabajo. “Irse de una ciudad chica antes era difícil, es como cuando ahora se te va un hijo a Europa, no sabíamos cuando íbamos a volver a encontrarnos con nuestra familia.”

 

Luego de algunos años como empleado en distintos sectores, a Carlos (76) se le presentó la oportunidad de abrir su propio kiosco en el emblemático Hotel Savoy. “Me enteré por mi cuñada que estaban construyendo locales en el lugar, así empezó todo y ya llevamos 42 años acá”, relató Carlos.

 

Es así como Olavarría se convirtió en el hogar definitivo para la familia que fue creciendo con el correr de los años, “añoro Laprida, no es fácil tener amigos de verdad y yo allá aún los tengo, pero soy más olavarriense por los años.”

 

A los cónyuges les tocó pasar por varias situaciones complejas, inflación, inundaciones, pandemia “este mostrador pasó dos inundaciones y está intacto”.

 

“Salimos de cada situación con esfuerzo, hubo momentos desgastantes en los que varias veces al día nos tocaba cambiar precios, pero siempre nos mantuvimos firmes”, expresaron Carlos y Graciela.

 

La pandemia tampoco fue un obstáculo para la familia que se mantiene en el rubro hace más de cuatro décadas y relata sus inicios.

 

“El Hotel Savoy recibía mucha gente, venían de todos lados y en ese entonces no había tantos kioscos como ahora, nuestro horario era muy estricto debido a eso”, contaron.

 

Hoy en día y con la posibilidad de tener horarios más flexibles, Calos cuenta que le apasiona leer el diario en papel y que en gran parte el motivo por el cual todavía elige abrir el kiosco los domingos es por aquellos clientes de toda la vida con los que comparte dicha pasión y pasan por su diario o revista.

 

En cuanto a su esposa, Graciela, cuenta entre risas “Ella es la que vende, venís por una cosa y te llevás dos, siempre.”

 

Desde la Secretaría de Desarrollo Económico felicitan a la familia Risueño por su esfuerzo, dedicación y compromiso.



COMPARTIR:

Comentarios