Martes 4 de Octubre de 2022

LOCALES

29 de agosto de 2022

Lunes 29: Día del Árbol

La Corriente de Pensamiento Bonaerense (CO.PE.BO) destacó que es una jornada de reflexión y concientización y advierte que a pesar de las restricciones por la Ley de Bosques, solo en el 2020/21, la perdida de bosque nativos en el norte fue 175.536 hectáreas, al considerar las provincias de Santiago del Estero, Chaco, Salta, Formosa, Jujuy y Tucumán. Afectando al Bosque Chaqueño – Santafesino y a la Yunga, la selva de montaña.

En 2022 la desforestación no ha cesado, por el contrario, se ha desarrollado un proceso de desmonte en las provincias de Misiones, en la selva paranaense, Corrientes, Entre Ríos y al oeste las provincias de Neuquén, Rio Negro, Chubut, parte de Santa Cruz y Tierra del fuego, con el Bosque Andino Patagónico.

Hay dos Leyes que aún no están en vigencia firmes: la Ley de Incendios y la Ley de Humedales, lo que hace que el Estado Nacional tenga problemas para el control y supervisión de los últimos incendios en zona del Delta, por ejemplo.
 
Sin ninguna duda, los sectores de producción en general, impactan sobre el ambiente. Los gobernadores deben asumir sus responsabilidades suspendiendo los nuevos permisos de desmontes por encima de la Ley 26331 de Bosque Nativo. Hay avances de la ganadería intensiva e implantación de pasturas en superficies desforestadas e incendiadas. Comienzan aparecer negocios inmobiliarios en zonas estratégicas para desarrollar turismo y construir barrios privados, como pasó en Nordelta.

A su vez el monocultivo y el avance de la frontera agropecuaria han sido la principal causa de los desmontes en Argentina.

La conservación del bosque juega un rol clave en la mitigación del cambio climático. Es sumamente importante considerar y valorar a los bosques Nativos, que son los principales ecosistemas forestales que brindan servicios ambientales, como la conservación del suelo, la regulación hídrica, el valor paisajístico y cultural, y la fijación de las emisiones de gases invernaderos.

La preservación de los bosques representa un enorme potencial de reducción de emisiones.

Las quemas, incendios y desmontes ocasionan una pérdida de hábitat que amenazan distintas especies de animales y vegetales.

Estamos ante una emergencia climática y de biodiversidad en el mundo entero. Mas deforestación significa más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas. Olas de calor en el hemisferio norte y baja de los caudales de agua en ríos y lagos, mas desaparición de especies en peligro de extinción. Y mas enfermedades.

En nuestra ciudad necesitamos un plan sistemático e integral, con la continuidad de reforestación sobre todo en los espacios verdes del partido de Olavarría, implementado un arbolado público con especies adaptadas a los contrastes de temperaturas. Pero también estar atentos a la tala de árboles con motosierras, hachas y serruchos en arboledas de caminos rurales, ribera de los arroyos y en las tres reservas forestales municipales urbanas que tenemos. que están abandonadas.

La conciencia y responsabilidad de conservar los arboles en nuestro partido de Olavarría, no es solo de los vecinos, sino del Estado Municipal.



COMPARTIR:

Comentarios