Miércoles 30 de Noviembre de 2022

NACIONALES

6 de septiembre de 2022

Murió Magdalena

Foto: Ramiro Gómez

A los 87 años, falleció este martes la reconocida periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, una referente de la radiofonía y la televisión. La noticia la dio a conocer su colega Jorge Lanata, quien hasta hace pocos días contó con la destacada cronista, locutora, escritora y traductora como columnista en su programa.

Fuente: NA - TÉLAM - Radio Mitre

La periodista, locutora y escritora Magdalena Ruiz Guiñazú, figura de la radio argentina y partícipe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep) que en 1984 se encargó de recibir y recopilar las denuncias por las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura cívico militar, falleció hoy a los 87 año, confirmaron las redes de Radio Mitre, donde desarrolló gran parte de su actividad profesional en el éter en las últimas décadas.

“La periodista y pionera de la radio argentina falleció a los 87 años de edad. Condujo durante casi 20 años el programa Magdalena Tempranísimo en Radio Mitre”, posteó la cuenta de Twitter de la radio, donde los últimos años conducía los sábados "Magdalena y la noticia deseada".

Nacida en la ciudad de Buenos Aires, desde joven Magdalena se codeó con la literatura y la información. Gracias al trabajo de su padre, el ex Ministro de Relaciones Exteriores y Culto Enrique Ruiz Guiñazú, parte de su infancia sucedió en el exterior. Así, durante su más temprana edad, vivió en lugares tan distantes como Ginebra o Roma, donde “el viejo”, como llamaba a su padre cariñosamente, ocupó los cargos de Presidente del Consejo de la liga de las naciones (antecendete de las Naciones Unidas) y embajador argentino, entre otros.

Pero no todo fue color de rosas durante su infancia. Magdalena recordaba que aquella vida de bienestar sufrió un vuelco categórico cuando su familia regresó al país en medio de la Segunda Guerra Mundial. Como la más pequeña de los 9 hijos Ruiz Guiñazú, llegó a la Argentina, donde algunos de sus hermanos ya se encontraban cursando carreras universitarias. Así todo, el clima político, llevó a su familia a pasar años de austeridad. Desde las revolución del 4 de junio, su padre dejó de recibir la jubilación, que solo fue repuesta con la llegada de Arturo Frondizi al Gobierno.

Por esos años, siendo muy chica, realizó diferentes trabajos. Hizo tejidos, que vendía en una tienda de la calle Uruguay y Santa Fe; y dedicó parte de su tiempo a traducir textos. “Alguna hermana benevolente me corregía los errores”, recordó en 2017 durante una entrevista con Graciela Fernández Meijide.

Poco tiempo después llegó uno de los primeros trabajos que la acercaron al periodismo. Por enotnces, trabajó en una revista de la Acción católica que se llamó Gente joven. Allí, Magdalena atendía el teléfono, limpiaba las oficinas y pasaba a máquina lo que otros escribían a mano.

“Me interesaba la actualidad y las noticias, el cine, la música. De hecho, mi primer signo de madurez fue saber que era una mediocre pianista. Hasta que me di cuenta que no tenía memoria musical, algo grave para un pianista. Entonces, dije: ‘Me hago a un lado’”.

De manera categórica, siempre que se le preguntaba, Magdalena sabía que lo que la acercó al periodismo había sido “la fascinación por la noticia”. De hecho, recordaba con pasión su tiempo como movilera, tras haber llegado al recordado noticiero “Primera noche”, que condujo el periodista Antonio Carrizo. “Cubría muchos policiales y cuando había un crimen, me mandaban a mí: la última en haber entrado al noticiero”, decía.

Antes, había pasado por las revistas Leoplan, Damas y Damitas, Vosotras y Maribel. En esta última escribió durante largo tiempo una historieta que se llamó “María y su problema”. Era la historia de una madre joven, que tenia varios chicos y no le alcanzaba para vivir. Escenas que definió como aquello que le pasaba a todas las mujeres, incluso a ella.

En la televisión, su paso también dejó marca en el programa “Mujeres de hoy”, junto a la periodista Nelly Raymond, donde la vieron y le propusieron dar el salto a “Buenas tardes mucho gusto”. Allí, compartió pantalla con míticas conductoras que fueron emblamáticas en las casas argentinas.



COMPARTIR:

Comentarios