Viernes 18 de Septiembre de 2020

  • 8.2º
  • Nubes y sol

SALUD

4 de agosto de 2020

Al argentino que recibió la vacuna de Oxford contra el Covid le aplicarán una segunda dosis: “Así aseguran que genere anticuerpos en un 100%”

A Pablo Andrés Berra (54) se lo anunciaron ayer, y se la inyectarán el 17 de agosto en un laboratorio de Sudáfrica, país donde este lomense vive desde hace 12 años y está quinto a nivel mundial en cantidad de infectados de coronavirus. Además, le contó a Infobae qué le sucedió después de inocularse por primera vez
Fuente y foto: Infobae

El 20 de junio, a Pablo Andrés Berra -un argentino de 54 años que vive en Sudáfrica-, le aplicaron la vacuna contra el Covid-19 que elaboraron en la Universidad de Oxford junto con el laboratorio AstraZeneca. El lunes 27 tuvo su primer control en el laboratorio de la Universidad de Witts, en Johannesburgo. “Esa primera semana, el segundo día después de la inyección, tuve un poquito de fiebre durante 48 horas. Fueron 37,9, más dolores musculares y chuchos de frío. Me mandaron a tomar paracetamol y anduve bien con eso”. Ahora, su sorpresa fue mayor: “En el segundo control, que hice ayer, me dijeron que el 17 de agosto me van a aplicar una segunda dosis de la vacuna”, cuenta

Mientras hace una pequeña pausa en el trabajo de la huerta en la chacra de tres hectáreas que tiene en Gerhardsville (a 64 kilómetros al norte de Johannesburgo), donde vive desde hace 12 años, le cuenta a Infobae: “Me dijeron que será la última dosis. Yo se los cuestioné, porque cuando hice la entrevista siempre me habían dicho que iba a ser una sola dosis”.

Le explicaron que se dieron cuenta que es necesario una segunda. Porque con una dosis solamente el 91 % de los voluntarios generan anticuerpos, pero con dos dosis lo hace el 100%.

Esto había sido anticipado por la patóloga pediatra argentina Marta Cohen, que actualmente trabaja en el hospital de Niños de Sheffield, inglaterra. “La vacuna se está probando también en Brasil y en Sudáfrica -señaló-. Los resultados preliminares fueron de la fase 2. A 500 pacientes le dieron esta vacuna, que se llama CHADOX, porque utiliza el adenovirus como vector y a otros 500 le dieron la vacuna del meningococo que se llamó grupo control. Las personas que recibieron la vacuna CHADOX tuvieron algunas complicaciones locales, un poquito de cefalea, pero no hubo ninguna complicación seria, que es algo muy importante”.

Y completó: “El 91%, con una dosis desarrolló anticuerpos. Sin embargo, cuando les dieron una segunda dosis, el 100% de las personas que recibieron la vacuna de coronavirus CHADOX tuvo anticuerpos. Y estos anticuerpos, la respuesta inmune al coronavirus se vio en dos partes: a los 14 días desarrollaron lo que se llama respuesta de la inmunidad celular de los linfocitos T, y a los 28 días desarrollaron los anticuerpos de inmunoglobulina G (igG)”.

A Berra no le dieron tantas precisiones: “No me dijeron cómo se habían dado cuenta que necesitaba otra dosis. Pero inmediatamente le hablé por teléfono a Joans, el español al que le aplicaron también la vacuna, uno que sale en los medios. Él me dijo que le dieron una sola dosis, que en esa etapa de la experimentación creían que con una era suficiente. Él sigue su vida normal, no baja la guardia, pero al igual que yo, no sabe si tiene el placebo o la vacuna”. Joan Pons, a quien nuestro compatriota consultó, es un enfermero español que se hizo inocular el coronavirus dentro del experimento de la Universidad de Oxford para ayudar al hallazgo de la vacuna.

Cuando fue a aplicarse la primera dosis, Berra no sabía si lo que había recibido en su brazo izquierdo era un placebo o la vacuna en sí. “Los dos son de color ámbar, así que todos ignoran qué le aplicaron. Eso sí, nos contaron que si la vacuna es efectiva, van a llamar a los que les dieron el placebo y se las van a dar en forma gratuita como agradecimiento”, había contado en esa oportunidad. Aún no lo sabe, ni lo sabrá por ahora. La segunda vez que fue al laboratorio para hacer controles quiso conocer si la fiebre que había reportado era porque estaba generando anticuerpos. “Pero me dijeron que no pueden informar nada hasta que la etapa de experimentación no esté finalizada”.

Sin embargo, está esperanzado por estar en el grupo de quienes recibieron la dosis experimental. “No creo que me hayan dado el placebo, porque si me eligieron para la segunda dosis es porque me dieron la vacuna de verdad, no creo que a los que les hayan dado el placebo los vayan a llamar de vuelta hasta no terminar el experimento”.

Sudáfrica es el quinto país con más contagios de Covid-19 en el mundo. Hasta hoy, allí hay 516.862 infectados y 8.539 muertos. Berra -que nació en Lomas de Zamora y está casado con Savita, una hindú sudafricana que conoció en un kibutz israelí- cuenta que se siente “rodeado. Hay varios vecinos y parientes contagiados, aunque ninguno de ellos tuvo que ser internado. No conozco a ninguno que haya tenido un caso grave de coronavirus”. Aunque su preocupación por estas horas, más que el Covid-19 es lo que sucede en su chacra, “el brócoli comenzó a salir pero las hormigas se lo llevaron a sus nidos”. Allí planta además, cebolla, repollo, hinojo, ajo y jengibre, que luego de cosechar reparte entre “la Iglesia, los parientes y un hogar de ancianos”. Y a pesar de la distancia, para el final deja claro que la argentinidad no la pierde: “¿Te das cuenta?Me dieron la primer dosis de la vacuna el Día del Amigo, y ahora, la segunda, será el Día de San Martín”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios